Ferrán Adrià: "El Bulli tiene que ser el vivero de la creatividad a nivel mundial"

El chef español aseguró que el reto que se ha marcado en la nueva etapa de su restaurante es que sea un laboratorio de ideas

Ferrán Adrià: "El Bulli tiene que ser el vivero de la creatividad a nivel mundial"

Adrià ha explicado que, para lograrlo, tanto él como su equipo tendrán que trabajar con presión porque, en su opinión, “si estás relajado, no creas”.

El chef aclaró que, a pesar de que la fundación va a contar con becarios, su misión no será la de educar, sino la de crear, y que pretende hacerlo al máximo nivel, tal y como ha hecho hasta ahora con su restaurante.

Para Adrià, la diferencia entre su establecimiento que ya ofrecía una formación creativa y la nueva fundación reside en que el nuevo concepto educativo se materializará en forma de laboratorio de ideas, lo que le permitirá trabajar de forma muy libre.

En relación a los múltiples comentarios que se han producido tras el anuncio de su nuevo proyecto profesional, reconoció que se trata de un modelo extrañísimo, pero que todas esas reacciones del público y del sector, e incluso la polémica, demuestran que todavía hay vanguardia en la gastronomía.

El cocinero y su equipo han comenzado a analizar las instalaciones que necesitará la nueva fundación, así como los cursos y actividades que se desarrollarán en ella. Posteriormente, detalló, comenzarán a viajar por todo el mundo para dar a conocer el proyecto.

Sin embargo, Adrià prefirió no adelantar más detalles porque todavía falta mucho tiempo para su puesta en marcha y pueden cambiar muchas cosas en positivo.

AÑOS SABÁTICOS
Respecto a los dos años que El Bulli permanecerá cerrado, explicó que se trata de un momento de parada y análisis, en el que, tanto él como su equipo, tratarán de estar más fuertes para iniciar un proyecto que, en su opinión, representa un escenario nuevo en el mundo de la gastronomía.

Según Adrià, se va a convertir en una iniciativa pionera a la que, dentro de unos años, se unirán proyectos similares, igual que ocurrió con elBullitaller.

Por otro lado, y en relación a la actual situación económica, aseguró que, dentro de la gravedad, el sector de la restauración no es el más afectado y está funcionando bien.

Los establecimientos de alta cocina “no están en crisis, sino que están pasando una crisis”, apuntó, y aquellos que pasan por un mal momento lo hacen por asuntos colaterales.

NUEVOS CHEFS
El chef reconoció que, por ejemplo, la crisis provocará que los hoteles inviertan menos que antes en restaurantes de alta cocina, y que, sin embargo, posibilitará que jóvenes cocineros puedan abrir sus propios establecimientos, por la caída del precio de los alquileres.

La alta cocina es, a su juicio, indispensable en el panorama gastronómico nacional, porque “sin su glamour no existe lo demás” y porque actúa como un motor para el resto del sector, impulsando, por ejemplo, que se haya incrementado el número de jóvenes que deciden estudiar hostelería.

No obstante, el cocinero aseguró que es difícil que un restaurante de alta cocina sea rentable y que la restauración informal puede ser una fórmula en la que “la amortización es mucho más fácil”.

Según Adrià, el término “informal” no hace referencia al precio, sino a un modelo de restaurantes que, por ejemplo, permiten hacer varias rotaciones en los servicios de comida y cena, o que, en vez de usar mantelerías o accesorios muy caros optan por otras opciones más económicas.

“Creo que el tema de la informalidad va a ser algo a nivel mundial y en el que España, con las tapas, va a tener algo que decir”, destacó.


Tags relacionados

El Bulli

Ferran Adrià