Jamón ibérico: uno de los productos estrella de España

Además de asegurarse de comprar uno de buena calidad, hay que saber con qué acompañarlo

Jamón ibérico: uno de los productos estrella de España

Ni chocolates belgas, ni paté francés ni caviar iraní: el rey de los paladares exquisitos sigue siendo el buen jamón ibérico, como puede comprobarse estos días en el XXV Salón de Gourmets, donde los expositores más concurridos son los que ofrecen al visitante unas generosas lonchas de ibérico.

“Hay tal variedad y calidad que la gente compra jamón y lo consume, aunque no sea el de mejor calidad. No hay que olvidar que es uno de los mejores productos del mundo y gusta mucho más que el caviar, lo que pasa es que no es tan esnob, y aquí tiramos al esnobismo”, explica Alejandra Ansón, directora del proyecto
Elite Gourmet, que promociona a los mejores productos de España en sus respectivas categorías.

APRENDER A COMERLO
Ansón asegura que “el jamón es y seguirá siendo la razón de ser de la alimentación de este país”, y recalca que es esencial que, cuando los consumidores compran un buen producto, “sepan usarlo”.

Por ello advierte contra nuevas modas como la de maridar el jamón ibérico con cava “es una barbaridad”, pues los mejores compañeros de esta vianda son el vino tinto o el fino, bebidas cálidas que calientan el jamón en la boca y derriten su grasa. “El cava se lo carga por el frío y por la burbuja, y peor aún si es un semi-seco dulzón”, recalca.

SABER IDENTIFICARLO
A pesar de ser uno de los productos más populares de España, sigue habiendo un gran desconocimiento de sus características.

“Mucha gente no sabe qué es un buen jamón y de hecho nadie lo llama jamón ibérico, lo seguimos llamando jamón serrano y no se conocen las diferencias entre uno de bellota y otro de recebo”, señala.

Ansón advierte de que algunos productores se aprovechan de la fama del buen jamón y ofertan patas de bellota que realmente no lo son, pues en España hay dehesa para la crianza en libertad de unos 300.000 cerdos para producir jamón ibérico de bellota, el mejor pero se venden cada año más de un millón de patas bajo esta denominación.