Los japoneses podrán seguir disfrutando de su plato estrella

A través de una votación, se rechazó la prohibición del comercio y pesca de atún rojo

Los japoneses podrán seguir disfrutando de su plato estrella

Tokio (EFE). Los consumidores, comerciantes y políticos japoneses respiraron hoy aliviados por el rechazo al veto a la pesca del atún rojo, manjar clave de la gastronomía de un país que consume el 80% de las capturas mundiales.

El Gobierno japonés, con el primer ministro, Yukio Hatoyama, a la cabeza, mostró su satisfacción en bloque por no adoptarse ayer la propuesta para la prohibición del comercio y pesca de atún rojo en la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) de Doha.

Los comerciantes de Tsukiji en Tokio, la mayor lonja de pescado del mundo y principal punto de entrada del preciado atún rojo a Japón, celebraron también el rechazo de la prohibición en Doha, por una mayoría de 68 votos, frente a 20 que la apoyaban y 30 naciones que se abstuvieron.

La fuerte oposición de la delegación japonesa a la propuesta de Mónaco, apoyada por Estados Unidos y la Unión Europea, dio sus frutos, lo que ha conseguido calmar los ánimos de muchos nipones que temían un alza de los precios del atún, pieza central de los amantes de platos como el sushi.

Hatoyama dijo hoy que “es bueno” que se haya rechazado la propuesta y expresó su esperanza de que los precios del atún no suban, aunque reconoció que aún existen problemas frente a naciones y organizaciones que piden una moratoria para salvar los caladeros en el Atlántico y el Mediterráneo.

EN PELIGRO
El atún rojo, con el que se preparan piezas de sushi o sashimi, además de otros platos, proviene casi en exclusiva de estas zonas de pesca que peligran debido a que su población se ha reducido en un 75% desde 1958, según la postura de Mónaco en CITES.

Platos como el exquisito “toro”, ventresca de atún cruda, pueden superar los 8.000 yenes (65 euros) en Tokio, precio por el que se pueden saborear unos gramos de la mejor carne de túnido elaborada en manos de un maestro del sushi.

No obstante, el nivel actual de importaciones permite que en Japón siga siendo muy asequible comer atún (“maguro”) relativamente fresco por menos de tres euros el sushi, lo que lo convierte en un plato muy popular.

Las organizaciones ecologistas se oponen a que Japón siga fomentando la sobreexplotación de la población de atún rojo y piden capturas controladas para salvar a un pez que suele pesar unos 200 kilos y que está desapareciendo debido a la pesca extensiva.

A pesar de la victoria de Japón en las conversaciones de Doha, la delegación nipona aún tendrá que enfrentarse a los países que se oponen a su postura y que lo seguirán debatiendo hasta el 25 de marzo, aunque el ministro de Agricultura y Pesca nipón, Hirotaka Akamatsu, se mostró seguro de que al final no habrá un cambio.


Tags relacionados

comida japonesa

Atún rojo