Un menú para el Papa: lo que estudiantes españoles le cocinarán a Benedicto XVI

El Vaticano ha indicado que en la comida no puede haber ni huesos ni espinas

Un menú para el Papa: lo que estudiantes españoles le cocinarán a Benedicto XVI

El Papa Benedicto XVI disfrutará de un menú de sabor tradicional y platos típicos españoles, creado por los alumnos y profesores de una escuela de hostelería, en la comida que le ofrecerá el 20 de agosto el cardenal y arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco.

Convocada por el propio Rouco, quien ese día cumple 75 años, esta será la única comida que el Sumo Pontífice tomará fuera de la Nunciatura Apostólica, durante su estancia en Madrid con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), que tendrá lugar del 18 al 21 de este mes.

No se servirá “nada demasiado especial”, explicaron hoy en Madrid los alumnos y profesores de la Escuela de Hostelería del Centro Educativo Fuenllana.

COMBINACIÓN CELESTIAL
En el menú, en el que no puede haber ni huesos ni espinas, se incluirán como entradas aceitunas españolas, tostas de foie gras (tapas), un surtido de embutidos ibéricos de alta calidad, una tabla de quesos (acompañado con panes pretzel, pan negro, pan de nueces y pan ciabatta) y unas cucharitas de corazón de alcachofa con una salsa holandesa.

En cuanto a los platos principales, se servirán un salmorejo (crema fría base de tomates, ajo, aceite y pan) con huevo de codorniz cocido y jamón ibérico, y un solomillo con salsa al vino tinto.

“Desde el Vaticano nos dijeron que no pusiéramos ajo en el salmorejo ni setas en el solomillo, porque al Papa no le sientan bien”, contó Lola Ferrer, profesora del centro y una de las creadoras del menú.

Durante el postre los comensales podrán degustar un helado de limón con gelatina de gin tonic y salsa de bayas de enebro, y productos típicos españoles como rosquillas madrileñas, pestiños o tejas, así como chocolatinas con el logotipo de la JMJ acompañadas de cerezas bañadas en chocolate.

CARÁCTER ALEMÁN
A la comida también se le dará un toque alemán, en alusión a la procedencia del Papa, y se elaborarán unas gomitas de cerveza, explicó Ferrer.

Para la bebida, los hosteleros han optado por vinos españoles muy representativos: uno para las entradas, otro para los platos principales y otro para los postres. Sin embargo, “el papa no bebe vino, solo tomará zumo de naranja”, afirmó Sonia Alonso, una de las alumnas que ha participado en la elaboración del menú. A pesar de ello, dijo, intentarán que el Sumo Pontífice tome un poco.

Además de Benedicto XVI y del cardenal Rouco, a la comida asistirán unas 60 personas, entre cardenales, obispos y el séquito papal.