Primero fueron insectos, ahora la FAO recomienda comer medusas

Un reciente informe advierte que esta especie ha dañado algunos ecosistemas marinos, y de seguir así, un “océano de medusas” podría suplantar al océano de peces

Primero fueron insectos, ahora la FAO recomienda comer medusas

El aumento del número de medusas puede ser una de las causas del descenso en las poblaciones de peces de los ecosistemas marinos del Mediterráneo y el Mar Negro, afirma la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

En el “Estudio de la proliferación de medusas en el Mediterráneo y el mar Negro”, la FAO informa que el aumento del número de estos celentéreos se debe, entre otras cosas, a la sobrepesca que elimina a sus depredadores marinos y al calentamiento global.

El aumento del número de medusas, que se alimentan de larvas y peces pequeños, también puede reducir la “capacidad de recuperación de las poblaciones de peces ya afectadas por la pesca excesiva”.

Si continúa esta tendencia, el informe advierte el posible cambio de un océano de peces a otro con variedades de medusas.

ALIMENTO Y MEDICINAS
La FAO apunta como medida para prevenir la proliferación de medusas, desarrollar productos alimenticios a base de estos animales, e indica que distintas especies de medusas son una fuente gastronómica en diversos países.

También sugiere que esta especie puede ser útil en la investigación médica, y que el descubrimiento de la Turritopsis nutricula, la ‘medusa inmortal’ que revierte su proceso de envejecimiento, sería de gran valor en la elaboración de productos regenerativos que sirvan ser humano.

Entre otras cosas, también aconseja mayor protección para las granjas acuícolas, la reducción de la sobrepesca y de las emisiones de gases de efecto invernadero, la incorporación de estos celentéreos a la investigación pesquera, y que se tome en cuenta la presencia de medusas a la hora de establecer los límites para la pesca sostenible.