El restaurante que desafió al apartheid cerró sus puertas

El Gramadoelas, que hace 45 años en Johannesburgo permitió el ingreso de clientes negros, sirvió por última vez su buffet pan sudafricano

El restaurante que desafió al apartheid cerró sus puertas

El histórico Gramadoelas de Johannesburgo, el primer gran restaurante que desafió al apartheid al permitir la entrada a clientes negros, sirvió por última vez su célebre bufet pan sudafricano y cerró definitivamente.

Su apuesta contra la segregación racial llegó casi por casualidad, después de que el Gobierno Sudafricano del régimen no contestara el teléfono para autorizar la reserva de un grupo de políticos estadounidenses que incluía a negros. La falta de respuesta oficial del régimen racista del apartheid les dio confianza para permitir la entrada a cualquier raza.

MUERTE DE DUEÑO ACELERÓ LA CLAUSURA
Brian Shalkoff y Eduan Naude abrieron en 1967 este restaurante que durante su funcionamiento fue visitado por personalidades de la talla de la reina Isabel II de Inglaterra, el ex presidente sudafricano Nelson Mandela o las actrices Charlize Theron y Catherine Deneuve.

“Este era el lugar donde íbamos a celebrar cualquier acontecimiento que se presentaba”, dice la escritora sudafricana Nadine Gordimer, ganadora del premio Nobel de Literatura en 1991. “Brian era particularmente amigable y siempre se acercaba y tenía algo interesante que decir”.

En mayo pasado, Brian Shalkoff, de 65 años, fue atacado por un grupo de asaltantes en el penthouse que este compartía junto con Eduan Naude, de 80. Debido a los daños que le causaron, el restaurador falleció el 1 de julio.

Este acontecimiento y la expiración del contrato de concesión del espacio que este mítico local cuyo nombre significa “lugar remoto” en afrikáans (lengua oficial de Sudáfrica) ocupó en el famoso Market Theatre, en el centro de Johannesburgo, aceleraron su clausura.