Seis puntos para tomar en cuenta cuando sale a comer con los niños

Para que en la cena no vuelen los platos ni rueden las lágrimas, aquí tiene seis aspectos que no debería descuidar

Seis puntos para tomar en cuenta cuando sale a comer con los niños

¿Nunca ha estado en un restaurante y ha escuchado un grito agudo y berrinchoso de algún niño un poco malcriado? Sea sincero: ¿su hijo pequeño nunca le ha hecho alguna escenita cuando ha salido a comer en familia?

Los niños se aburren y cansan más rápido que los adultos o, a veces, simplemente son algo engreídos y no se portan bien en un restaurante. Por ello, el diario ‘The Pitch’ elaboró una lista de reglas para poner en práctica a la hora de salir a cenar con los pequeños de la casa, con el fin de disfrutar de una bonita velada y que esta no se convierta en un motivo de conflicto.

EL HORARIO
Es común que los pequeños cenen temprano. Entre las 5 y las 6 de la tarde es una hora perfecta para sacar a los niños a cenar a un restaurante.

NO SE CORRE
La mesa es donde la familia se reúne para comer y punto. Viajes al baño están permitidos, obviamente, pero, durante toda la cena y en la sobremesa, todos deberán permanecer sentados a la mesa.

SEA REALISTA
Cada padre conoce bien a su hijo y sabe qué situaciones va a poder manejar el pequeño. Hay niños que se alteran en sitios muy ruidosos y hay otros que pueden manejar muy bien la situación. Sea honesto y responsable a la hora de analizar la personalidad de su hijo y use esa información para elegir el local.

TRES OPORTUNIDADES, NADA MÁS
Ponga las reglas antes de entrar al restaurante. Como una estrategia, puede darles este límite a los chicos. “A la tercera, nos vamos”. Gritar, botar comida o hablarle a las personas de la otra mesa son consideradas “infracciones”. Y cumpla con su palabra si su hijo gastó sus tres comodines.

ESTO NO DEPENDE DE USTED
Es ideal si su mesero está atento y a la primera señal que usted le da, le trae la cuenta. Si necesita irse rápido, el mesero debe tener reflejos de tenista. Convérselo con él ni bien llega al restaurante.

NO PRESIONE
Si salió del restaurante y sus hijos se portaron muy bien, no tiente a su suerte parando en otro lugar para tomar algo o comer un postre. Los chicos ya hicieron un esfuerzo para portarse bien en el primer local. No los presione. Algunos minutos pueden ser suficientes para echar a perder una linda salida con los pequeños.


Tags relacionados

Restaurantes

Cenas