Sepa cómo elegir el vino perfecto para estas fiestas

Los vinos peruanos se han vuelto una opción de alta calidad para la cena navideña y la celebración de Año Nuevo. Expertos de los restaurantes de Gaston Acurio explican qué se debe tomar en cuenta en el momento de la elección

Vid peruana. Los vinos y los espumantes nacionales son óptimos acompañantes de las celebraciones de fin de año. Sepa cómo hacer el maridaje ideal.

*Por Paloma Vergara* Las fiestas nos pisan los talones. La cena ya está planeada pero ya toca la elección de las bebidas. Para acompañar la comida, no hay nada mejor que una copa de vino; y para brindar por la familia, una de espumante. Pero cuando uno está parado en el supermercado o en la boutique de vinos frente a la gran cantidad de botellas y las cientos de etiquetas, ¿cómo elegir el vino y el espumante perfecto? *Elcomercio.pe* consultó con el sommelier coorporativo de todos los restaurantes de Gastón Acurio, Giovanni Bisso, y con sommelier de Astrid & Gastón, Carlos Neira, sobre los criterios a tomar en cuenta a la hora de elegir estos productos. *SALUD POR LAS FIESTAS* “La época de Navidad es en la que hay más asesinatos de vinos tintos”, opina Bisso. Y es que explica que el vino tinto es muy difícil de maridar con la cena de Navidad que, en su versión más conocida, contiene pavo y elementos dulces como puré de manzana o jamón glaseado. Un vino tinto iría en contra de estos sabores. Lo que recomiendan ambos sommeliers es combinar la cena con vino o espumante blancos o rosados. ”La cena navideña necesita vinos menos amargos, más refrescante –indica Bisso- si es un tinto, lo menos amargo posible”. Carlos Neira aconseja que si de todas maneras las personas desean tomar vino tinto en esta fecha, lo mejor sería elegir los suaves, como un cabernet sauvignon: “jóvenes, sin madera, frutales, que no sean muy intenso para que no malogren la comida”. En el Perú hay una "gran producción de espumantes":http://elcomercio.pe/noticia/383537/orgullo-peruano-critico-chileno-quedo-seducido-nuestros-vinos que encajarían muy bien con la comida de Navidad. Neira afirma que se están produciendo espumantes cada vez más secos, “y creo que eso es lo que más va a gustar, porque cuando uno hace una cena navideña, lo que más desea es probar la comida". En Año Nuevo, por otro lado, el brindis es el protagonista, así que el sommelier del afamado restaurante de Acurio recomienda un espumante rosado, porque es un color que invita a celebrar. “Un rosa salvaje de Tacama, por ejemplo o cualquiera de los espumantes que tengas a la mano de estilo Qeirolo”. Bisso afirma que “el vino que más se consume en el Perú es el peruano”. Para el experto, las mejores viñas nacionales son Queirolo, Tacama, Ocucaje y Tabernero. Las dos primeras, según ambos conocedores y Soledad Marroquín, experta en el tema de los vinos, Queirolo y Tacama han invertido mucho en tecnología y se han asesorado con excelentes enólogos extranjeros. *BRINDAR CON LO MEJOR* Cuando Bisso y Neira eligieron los vinos para la nueva carta del restaurante Astrid & Gastón, decidieron incluir las variedades reserva de Intipalka, de la bodega Queirolo, que pronto saldrán al mercado. Para Neira, estos podrían ser los mejores vinos peruanos. Bisso incluyó en la lista de los mejores al Sinfonía de Tacama o el Torroix, de la misma bodega. Los peruanos consumimos solo 700 mililitros per cápita al año desde el 2007, según "declaraciones de Daniel Geller":http://elcomercio.pe/noticia/348178/produccion-vino-peru-caera-este-ano, gerente de ventas de Viña Tacama, a El Comercio. Aunque cada peruano toma menos de un litro de vino al año, el Perú ya está produciendo vinos que no tienen nada que envidiarle a los chilenos o los argentinos. Vinos que están a la altura de acompañar a la comida peruana. Soledad Marroquín sentencia que, finalmente, “el Perú está rompiendo el paradigma que dictaba que no somos un buen productor de vinos”. El dato *COMO SOMMELIER* Todo entra por los ojos y el vino no es la excepción. Por ello nació la costumbre de tomar en copa transparente, porque al ver el color uno puede comprobar qué tan limpio es el producto. Los expertos se guían del color también para constatar la edad. Luego, la idea es acercar la nariz a la copa e inhalar profundamente, como llenándose el cuerpo del aroma del vino. Esto sirve para detectar los aromas de las barricas donde ha estado almacenado el líquido si se tratara de un reserva, pero, sobre todo, se debe sentir la fruta de manera plena, porque se trata de un producto elaborado sobre la base de esta: la uva. Ahora sí, a probar. Se toma un buen sorbo y se pasea el vino por toda la boca. Los expertos buscan sentir las características propias de cada uva, la acidez y el equilibro en el sabor. ¡Salud!