TOMA NOTA: ¿Es recomendable hacer dieta a una semana de Navidad?

Debes bajar tu consumo de comidas dulces, grasosas y con alto contenido de harinas

TOMA NOTA: ¿Es recomendable hacer dieta a una semana de Navidad?

El espíritu navideño se incrementa conforme pasan los días y nos acercamos más a las esperadas fiestas de fin de año, donde se comparten cenas y participamos en una serie de reuniones. Luego de estos grandes banquetes, serán pocos lo que mantengan su mismo peso y muchos los atormentados por los kilitos de más.

Ante esto, muchas personas se prepararon durante semanas con dietas. Por otro lado, están aquellos que se descuidaron o simplemente no pensaron en ello y ahora, contra el tiempo, se someten a regímenes alimenticios desesperados.

Según los expertos, las ‘dietas rápidas’ no son recomendadas y afectarían seriamente nuestro organismo. Geraldine Maurer, nutricionista de la Clínica San Borja, explicó que ellas provocan anemias y mal humor. “Lo ideal en una dieta es bajar uno o dos kilos a la semana”, dijo.

Con un régimen programado, evitamos sufrir descompensaciones y que el famoso “efecto rebote” nos ataque de forma drástica. La idea es empezar dos meses antes y combinarlos con ejercicios para que sobrevivamos al fin de año con buena figura y lleguemos al verano de forma ideal.

Para empezar con tu dieta debes bajar tu consumo de comidas dulces (helados, chocolates, tortas, caramelos, etc.), grasosas y con alto contenido de harinas (panes, pasteles, empanadas, etc.).

Sin embargo, si ya estás contra el tiempo es importante que respetes una dieta saludable y sin privarte de tus comidas diarias. El secreto está en comer balanceado. Recuerda que debes ingerir cinco comidas al día pero en proporciones balanceadas. Lo aconsejable es que visites a un especialista pues no todos tienen el mismo organismo. A continuación te presentamos una dieta general que puede ayudarte.

Desayuno: una fruta, una rebanada de pan proteico o tostada y una taza de café o té sin azúcar.

Almuerzo: carnes sin grasa, ensaladas, queso ricotta o blanco y bebidas dietéticas.

Cena: carnes sin grasa, ensaladas y café o té sin azúcar.