Chefs peruanos deleitan a comensales argentinos con su demostración de la cocina nikkéi

Hajime Kasuga y Mitsuharu Tsumura seducen a los comensales porteños con menú de nueve tiempos. Ambos chefs fusionan sus propuesta

Por Catherine Contreras

Ayer fueron causitas nikkéis; hoy, mariscos al fuego con mantequilla al ají amarillo y toques de shoyu; mañana serán choritos al panko y chalaca nikkéi. Estos son los abrebocas (otoshi) con los que el comensal porteño se lanza al descubrimiento de la sazón nikkéi en el restaurante Astrid & Gastón de Buenos Aires.

Convertidos en embajadores culinarios, Mitsuharu Tsumura y Hajime Kasuga son los responsables de cada preparación, ofrecida en almuerzos y cenas de nueve tiempos, dentro de un ciclo gastronómico que se inició ayer y llevará al restaurante de Gastón Acurio diversas propuestas y estilos peruanos. “La decisión es usar nuestros restaurantes como embajadas para promover el trabajo de otros cocineros peruanos y que sean conocidos en los distintos países de manera que puedan ir encontrando oportunidades de inversionistas interesados en su trabajo”, explica Acurio, quien comparte un escenario para difundir las filosofías de nuestros exponentes culinarios.

Así, llevando reservas de ají amarillo y panca, lúcuma y zapallo loche, los chefs peruanos planearon cocinar platos que revelaran, a través de los insumos, la técnica y el sabor resultantes del encuentro de la gastronomía japonesa con la cocina peruana.

De la tentadora lista destacamos el cebiche Girotonno, fracción de la fórmula basada en atún, leche de tigre y miel de chancaca, con la que Kasuga y otros dos cocineros peruanos ganaron la competencia gastronómica del 2007 en la isla de Carloforte (frente a Cerdeña). Además, el chilcanito nikkéi llega para calmar el frío porteño: concentrado de pescados de roca, dashi, limón, culantro y ají limo.

Finalizada la presentación de esta dupla, la cocina del chef Roberto Grau se preparará para recibir a otros exponentes de nuestra sazón. “La próxima sesión será en tres meses. Será cocina criolla y luego amazónica”, adelanta Grau, quien se sorprende del mercado de cocina peruana en Argentina, donde existen unos 120 restaurantes peruanos, según se calcula.