‘Chema’ Salcedo: “Lo más raro que he comido han sido hormigas”

El realizador del documental “Amazónico soy” contó que durante uno de sus viajes a la selva probó unas hormigas de la región San Martín llamadas culonas, las que “no son nada ricas”

‘Chema’ Salcedo: “Lo más raro que he comido han sido hormigas”

José María Salcedo, periodista de radio y televisión, reveló a elcomercio. pe que su cena romántica perfecta sería con un plato de pizza. Además, recordó que sus mayores atracones fueron en 1963 cuando comió frejoles negros gigantes en Chincha y en 1993 al degustar un plato de camarones, en Tarapoto.

¿Qué sabores te recuerdan a tu infancia?
Pan con jamón del pais con cerveza, porque era lo que tomaba con mi papá, en los años cincuenta, en el muelle de madera de La Punta, sobre un piso de tablones rajado por el que se filtraba la espuma del mar.

Por las mañanas, ¿qué es lo primero que sueles llevarte a la boca?
Puede ser el cepillo de dientes o un pedazo de clara de huevo.

¿Qué cosa no comerías aunque te paguen?
Depende de cuánto me paguen.

Cuando se trata de cocinar, ¿qué plato te sale mejor?, ¿cuál es tu especialidad?
Cualquier cosa buena que venga enlatada, aunque mi especialidad no es abrir latas, ya que lo hago bastante mal.

¿Qué otra cosa haces mientras cocinas?
Hace años que no cocino, la verdad. Cuando cocinaba, era tan difícil que no se me ocurría hacer nada más.

¿Tienes algún placer culposo o algo raro para los demás pero que a ti te encanta comer?
Todo lo que tenga más de cien calorías.

¿Tienes algún antojo que no puedes dejar de satisfacer?
Todo lo que tenga más de cien calorías.

¿Con qué ha sido tu mayor atracón?
Con frejoles negros gigantes, en Chincha en 1963. Hay un empate con camarones gigantes en Tarapoto en 1993.

Para que un helado de dos bolas sea perfecto, ¿de qué sabores debe de ser?
Chocolate y vainilla.

Según la ocasión, ¿qué trago es el que siempre te acompaña?
No tomo ni una gota de alcohol desde setiembre del 2003. En la juventud tomaba ron con coca cola. Cuando estaba con la familia, vino tinto. Las raras veces que iba a playas, discotecas o fiestas, tomaba cualquier cosa fuerte que te haga olvidar ese mal rato.

¿De qué color es tu cocina y qué representa ese espacio en tu casa?
Blanca, se representa a sí misma. En su condición de cocina, no simboliza nada, no es metafórica, ni nada. Sí me recuerda que allí me medían mi mamá y mi papá con una hendidura de moneda de veinte centavos en una de sus paredes.

¿Qué cosa nunca falta en tu refrigerador?
Yogur y Coca Cola Zero.

¿Para conquistar a alguien qué le cocinarías?
No le cocinaría. Si fuera indispensable comer, pediría por teléfono una pizza en caja de cartón para ser servida en platos de cartón, con gaseosa o vino. Esa cena, se consumiría mientras, al fondo de la habitación, una TV sin sonido, transmite un partido de la NBA.

¿Cuáles crees que son los ingredientes necesarios para una cena romántica exitosa?
Si con los anteriores ingredientes hay romance, eso vale la pena. Lo otro, lo de los cubiertos, el restaurante fino y el gran champán es una finta que ya no engaña a nadie.

¿Con qué personaje de la ficción te gustaría compartir una comida?
Con la Alejandra de “Sobre Héroes y Tumbas” de Ernesto Sábato, porque Sábato cree que es real. La invitaría al Queirolo de Pueblo Libre, dándole un chilcano de pisco y un plato de ravioles, chico.

Cuando has viajado a algún lugar dentro o fuera del Perú, ¿qué es lo más rico y lo más extraño que has probado?
Lo más extraño: hormigas llamadas culonas en Lamas, San Martín. No son nada ricas. Lo más rico en el Perú: pachamanca con carne de monte y yuca en Puerto Ocopa, Satipo, Junín. Lo más rico fuera del Perú: bacalao en Bilbao.

Para ti, ¿cuál es el plato bandera de la gastronomía peruana?
Parece que es el cebiche, de acuerdo a todas las encuestas. Ahora bien, ser de bandera no significa necesariamente ser el mejor.

¿Cuál sería tu última cena?
Si estuviese en una celda, esperando mi inminente ejecución, torta de chocolate con helado de vainilla. Si estuviese agonizando en un hospital y aún pudiera hablar, diría que me den cualquier cosa que no den en el hospital. Si supiese que me voy a morir poco después y fuese totalmente consciente, bacalao preparado por mi tía, hermana de mi papá.

Si pudieras reencarnarte en un ingrediente, ¿cuál sería?
Sal.


Tags relacionados

TEST

José María Salcedo