Cocinera de culto: Teresa Izquierdo dice que mientras coman felices, ella seguirá cocinando

A sus 76 años y con ollas llenas de historias, reconocimientos y ovaciones de comensales agradecidos, la célebre cocinera será una de las principales figuras en esta edición de Mistura. “Espero que esta edición de Mistura sea aun mejor que las anteriores”, dijo

Cocinera de culto: Teresa Izquierdo dice que mientras coman felices, ella seguirá cocinando

Por César Becerra

¿Qué hubiera sido de Teresa Izquierdo si, tal como le sugirió su madre, estudiaba obstetricia? Por suerte ella estaba interesada en cocinar. Es decir, en traer platos al mundo.

¿Por qué es tan importante un espacio como Mistura?
Porque estamos haciendo un solo Perú. La gente se está dando cuenta de que unidos podemos hacer muchas cosas. Si seguimos así, vamos a llegar muy lejos. Tenemos tanta diversidad en un solo lugar: los barriles, la caja china, los anticuchos de Grimanesa, los melcocheros. ¿Quién se iba a imaginar que una carretilla podía estar en un lugar así?

No hay competencia ni jerarquías.
Así es. Antes uno tiraba para su lado, pero ahora conversamos, intercambiamos ideas, aprendemosdel otro. Un ejemplo: en estos días he tenido contacto con los productores de papa. ¡Uy! ¡Había variedades que ni conocía! ¡Qué riquísimas! Además, me gustaría decirles a todos que detrás de Teresa hay muchas Teresas desconocidas. Y estas son las oportunidades para que se den a conocer.

¿Piensa sorprender con alguna novedad, alguna fusión tal vez?
Lo mío es la tradición. Un buen frejol con seco, ya sea de carne de res o de cabrito, con su juguito básico para combinarlo con el frejol. Una carapulca, un cau cau, un ají de gallina, un olluquito. El público es muy entusiasta y nos espera con mucho cariño.

¿Cuál es la receta para no perder la cabeza, para no ser una diva?
Siempre piso tierra. A las nuevas generaciones les digo que sean humildes. Cada vez que puedo salgo a saludar a mis clientes, me gusta hacerlo. Les digo que mientras coman felices, yo seguiré cocinando. Y seguiré cocinando mientras tenga salud. Ahora la tengo un poco quebrantada; bueno, ya no tengo 20 años tampoco. Pero todavía hago comida y grito cuando no sale bien. A veces crees que un plato ya está listo y no es así. No hay que desconcentrarse porque el cliente se merece lo mejor.


Tags relacionados

Restaurantes

Teresa Izquierdo