Conozca el Rincón del Chocolate de Mistura de la mano de Astrid

En Mistura hay un lugar que nos tienta a dar rienda suelta a nuestro paladar dulcero y que nos invita a comer chocolate, tras chocolate, tras chocolate

Por Tatiana Perich

¿Tiene un diente dulce? Ponga atención porque esto le va a encantar: el mejor grano de cacao del Perú y una amplia variedad bombones, trufas, chocotejas y barras de chocolate lo esperan en Mistura. Como su nombre lo dice, el Rincón del Chocolate es un espacio pequeño, pero encantador y placentero.

La gestora de este espacio es la alemana Astrid Gutsche, esposa de Gastón Acurio, quien en los últimos años se ha dedicado a impulsar el cacao peruano. “Yo vengo de un país en donde la bombonería está muy desarrollada, pero eso no existiría si no hubieran agricultores que hacen este producto maravilloso. Una vez que uno los visita se contagia. No hay forma de no apasionarse con el tema, se te vuelve como una responsabilidad: teniendo un producto tan maravilloso, no difundirlo sería un crimen”, cuenta a elcomercio.pe.

Astrid nos dice que los visitantes pueden conocer el proceso de cómo de una mazorca se obtiene un chocolate. Entonces, vayamos por partes.

Empezamos con el stand de la Cooperativa Tocache. El año pasado, ellos fueron ganadores del concurso internacional del Salón de Chocolate de París en la categoría aroma de cacao. Ahí podrá conocer diferentes tipos de mazorca. “Cada una desarrolla los aromas y sabores necesarios para tener el mejor producto”, explica Mario Cavero, gerente de la cooperativa.

Atrévase a probar el fruto fresco del cacao y luego deje que su paladar descubra el sabor del grano tostado.

PURO CHOCOLATE
De la mano del auge de la comida nikkéi, Iván Murrugarra ha creado el sushi de chocolate. No se confunda, en estos makis todo es dulce.

Dos chocolaterías que, como dice Astrid, tenían que estar presentes sí o sí porque ya son un símbolo nacional son La Ibérica y Di Perugia. En esta última encontrará, entre otras cosas, el tradicional bombón de pisco: cómalo y sienta cómo la explosión del dulce y el licor se apodera de sus sentidos.

Si quiere probar una versión que incluya granos andinos, asómese por el stand de La Orquídea. Ahí encontrara barras de chocolate hechas con cacao nativo en las que sentirá los tropezones de kiwicha y quinua.

Después están las delicias de Roselen, Xocolatl, Shattell y Tanta: bombones y chocotejas que parecen joyas y que han incorporado el sabor de varios insumos peruanos como la maca, el ají limo, maca, lúcuma, sauco, aguaymanto, pisco, café, coca…

Y si está a dieta, también hay una opción para usted: los productos de Slender le permiten sentir el placer del chocolate derritiéndose en su boca, consumiendo solo la mitad de calorías. No hay excusa para no darse una vuelta y concederse el gusto.