Consejos para saber cómo comportarnos y qué pedir en una cena de negocios

Algunos tips de cómo transformar esa cita en un encuentro de éxito

Consejos para saber cómo comportarnos y qué pedir en una cena de negocios

Aunque no lo parezca, los detalles resultan muy importantes a la hora de entablar una comida de negocios. De ellos depende la comodidad del invitado y, por ende, su predisposición a dialogar y a concertar acuerdos.

Para que este encuentro tenga éxito es necesario seguir no solo algunas normas de etiqueta: es decir cómo comportarnos y qué no hacer. También hay que poner atención en lo que pedimos, los platos recomendados, los platillos peligrosos y los tragos.

El principal propósito de este tipo de reuniones es cerrar acuerdos, por lo que es primordial buscar un sitio con un ambiente relajado, que no esté ni demasiado lleno, ni demasiado vacío. En un sitio poco concurrido, la gente se inhibe y lo que se busca es que la conversación se pueda desarrollar de forma cómoda.

EN LA MESA
Es recomendable conocer el restaurante o informarse previamente sobre la carta que ofrece el local. Hoy muchos locales tienen webs y Facebook, por ello no será muy complicado tener esos datos. Esto nos permite llegar al local con algunos platos en mente y no sorprendernos con platillos que no nos agraden y nos hagan pasar un mal rato.

Es recomendable evitar la comida picante o muy condimentada para no tener problemas posteriores.

Si no conseguimos esa información, lo ideal es pedir algo clásico o que se asemeje a nuestro gusto. No hay que tener miedo de preguntar al mozo si tenemos alguna duda sobre el platillo. Si somos invitados podemos solicitar alguna recomendación del anfitrión. El recomendable empezar siempre con un aperitivo y no de frente con el plato de fondo.

Sobre los tragos. No hay que pedir cocteles muy fuertes ni abusar de ellos durante la cena. Una buena botella de vino y bebida a buen ritmo será suficiente.

LA ETIQUETA
Sobre este tema, el diario español ABC publicó una serie de recomendaciones que podrían ayudarte e incluso sacarte de aprietos.

Montse Guals, experta en cuidado de imagen personal y corporativa, recomienda apagar o silenciar nuestro teléfono y guardarlo, pues dejarlo sobre la mesa puede hacer sentir al interlocutor que su conversación no es lo suficientemente importante.

También sugiere a las mujeres no posar el bolso en el suelo, sino colgarlo en el respaldo de la silla o dejarlo en el guardarropa. Levantarse a fumar o al baño durante la comida está muy mal visto, sobre todo si alguien se quedará solo en la mesa esperando al resto.

En la mesa, será el anfitrión el que marque la pauta. Si este no pide alcohol, el invitado tampoco debe hacerlo; aunque si el anfitrión sabe que a su huésped le gusta beber una copa después de comer o almorzar con vino, deberá pedir alcohol y mojarse los labios discretamente, por cortesía.

Será también el que ha convocado al almuerzo quien marque la pauta de cuándo comenzar a comer, aunque solo en el primer plato; ya en el segundo es correcto iniciar a comer en cuanto todos tienen la comida en la mesa.

AL GRANO
Los expertos recomiendan no hablar de negocios hasta el postre. Antes, sugieren tocar temas como los inicios de la empresa, el papel que se tiene en ella, hablar de la familia, aunque sin dar muchos detalles. Una vez servido el postre, entonces se puede entrar en materia y sacar alguna libreta para tomar apuntes. Si el anfitrión pide una copa, lo correcto es acompañarlo. Será él quien marque el fin de la reunión.

A la hora de pagar, hay que ser discretos. Lo mejor, dice Guals, es convenir previamente con el camarero o el restaurante, ya sea para hacerlo después o para hacerlo al salir, sin que se lleve nunca la cuenta a la mesa. Pagar con efectivo está muy mal visto.