¿Está aburrido del vacuno, el pollo o el cerdo? El chef Schiaffino nos da otras opciones

Cuando pensamos en comer carne, inmediatamente se nos viene a la mente la res, el cerdo, el cordero, el pollo o el pescado. Pero hay mucho más que eso.

¿Está aburrido del vacuno, el pollo o el cerdo? El chef Schiaffino nos da otras opciones
No son de las más populares, pero ya se están criando en el Perú con éxito. Pedro Miguel Schiaffino, dueño del "restaurante Malabar":http://www.malabar.com.pe/, nos habla de alguna de ellas: Los pichones de paloma se pueden encontrar en la calle Capón. Sin embargo, Schiaffino recomienda comprarlos de algún proveedor conocido. “Los pichones tienen un sabor único caza y el jugo que suelta es inigualable. Se pueden acompañar de una buena pasta casera”, sugiere. Luego está el pato pekinés que, a decir de Pedro Miguel, tiene una carne muy tierna y sabrosa. Esta ave también se puede encontrar en el barrio chino y en algunos criaderos de la ciudad. “Si a esta carne se le aplica la técnica de cocción adecuada, como la china, resulta una de la carnes más ricas que hay”, asegura el chef. Otra ave que se puede aprovechar es el faisán. “No tiene mucha popularidad y, sin embargo, es muy sabrosa y tiene un sabor de caza muy sutil. Es muy buena para brasear y hecha al ají queda espectacular”. Podemos adquirirla en algunas tiendas gourmet o en granjas especializadas. Después tenemos al famoso cuy, muy cotizado localmente, pero todavía considerado como algo exótico por los extranjeros. Si bien, lo podemos comprar en supermercados (algunos lo venden), Schiaffino –para quien esta carne es la más sabrosa que hay en nuestro país- recomienda adquirirlos en granjas especializadas. “Una buena técnica de cocción para esta carne es confitarla a fuego muy lento en grasa de pato. De ahí, tostarla y comerla crocante con uchucuta y sal rosada de Maras”, apunta. La alpaca lechal es otra opción, pero esta todavía no se encuentra en el mercado. “Es una carne tierna, muy magra y sana. Tiene un sabor único y distinto. Es una carne muy fina y se le podría dar el valor que tienen los mejores corderos lechales franceses o españoles”.