En la feria norteña Sabe a Perú se concentra una cocina de sabor milenario

El arqueólogo Carlos Elera nos explica el origen de la etnogastronomía de los moche

CATHERINE CONTRERAS

Parafraseando el nombre de la feria gastronómica que desde hoy se realiza en Chiclayo, Lambayeque sabe a Perú desde tiempos inmemoriales. Lo considera así el arqueólogo Carlos Elera, director del Museo de Sicán e investigador sibarita sobre la etnogastronomía norteña, cuyos orígenes florecieron en manos de los antiguos paijanenses (primeros grupos humanos establecidos entre los valles de Chicama y Jequetepeque hacia 8500 a.C.), quienes conocieron el algarrobo y degustaron ‘delicatessen’ como el caracol terrestre que hasta hoy se saborea en la zona de Virú, lo mismo que los cañanes (reptiles) e incluso peces como la corvina.

“En el desarrollo de Cupisnique, que es la cultura madre de los moches, Sicán o Lambayeque, había preferencias por peces como tollos, rayas, guitarras, que se secaban y consumían”, explica el arqueólogo, quien también identifica las conchitas palabritas –encontradas por toneladas en el Santuario Histórico Bosque de Pomac, a 50 kilómetros del litoral de Morropón– como insumo gastronómico e hilo conductor en la dieta norteña desde antes de la era cristiana hasta nuestros días.

“Hoy en día los mustélidos son de suma importancia para cebiches o estofados; la guitarra seca para preparar el chinguirito y la raya para hacer la famosa tortilla”, indica el arqueólogo, que también advierte sobre el pasado milenario del zapallo loche.

“El loche es una de las cucurbitáceas nativas adscrita a la matriz étnica y cultural muchik de la región Lambayeque y se cultiva y valora en la alimentación tradicional desde tiempos inmemoriales. Su sabor y aroma en la gastronomía de origen muchik es fundamental cuando hablamos de un componente alimenticio único que identifica la culinaria lambayecana frente al resto de las tradiciones gastronómicas del Perú”, considera el arqueólogo en torno a este cultivo nativo en las parcelas de Pomac III (en la zona de amortiguamiento del Santuario Histórico Bosque de Pomac, distrito de Pítipo, Ferreñafe) e Íllimo (Lambayeque).

De hecho, el investigador recuerda que se ha propuesto celebrar en Pomac III la Semana Turística y Cultural del Loche entre el 22 y 28 de julio, coincidiendo con la época de mayor productividad del loche, insumo cuyo sabor se luce hoy y mañana en la feria chiclayana Sabe a Perú.