Gastón reflexiona: ¿Por qué es tan frágil la relación entre la naturaleza y la ciencia?

En Cabo Blanco, el cocinero peruano fue testigo de cómo convive la fauna y flora marina con una vieja plataforma de petróleo

Gastón reflexiona: ¿Por qué es tan frágil la relación entre la naturaleza y la ciencia?

“Observar a un lobo de mar durmiendo sobre una roca puede formar parte de una escena normal de nuestras islas costeras. Pero ver a un lobo bostezando luego de una placida siesta sobre una plataforma marina de petróleo podría quién sabe formar parte de un extraño montaje”, escribe Acurio en el último post del blog La ruta del cebiche.

Ver esto y recordar el reciente derrame de petróleo en el Golfo de México lo llevó a hacerse varias preguntas sobre la convivencia de las algas y animales sobre y bajo el agua con este símbolo de la presencia científica del hombre.

Una de las preguntas que se hizo mientras regresaba a tierra fue: ¿No será que los buenos hombres de ciencia, aquellos que soñaron con que esta estaría al servicio de un mundo perfecto, sin hambre, sin guerras, sin enfermedades, fueron finalmente vencidos por quienes usaron la ciencia para servir a sus más mezquinos apetitos?

Ese día en Cabo Blanco, Gastón Acurio se dio cuenta que Fray Martín de Porres es norteño. Lea la historia completa aquí.