La gastronomía española está de bajada, según la guía Michelin

Es considerada una de las cocinas más importantes del planeta, pero este año ha quedado bastante rezagada

La gastronomía española está de bajada, según la guía Michelin

No solo ningún restaurante de España consiguió este año hacerse con una tercera estrella Michelin, sino que dos de los que las tenían salieron de ese Olimpo gastronómico: El Bulli, de Ferrán Adrià, porque ya está cerrado, y “Can Fabes”, que bajó a dos estrellas tras la muerte de Santi Santamaría.

La alta cocina española, tan admirada y elogiada, no tuvo precisamente el jueves su gran noche, durante la presentación de la Guía Michelin 2012 en Barcelona. En total, la prestigiosa publicación, que hoy salió a la venta en España, quitó 17 estrellas y otorgó 16 en el país.

Ahora son cinco los restaurantes españoles de tres estrellas. Tres de ellos están en el País Vasco: “Arzak” (San Sebastián), “Martín Berasategui” (Lasarte) y “Akelarre”, de Pedro Subijana (San Sebastián). Los otros dos están en Cataluña: “Sant Pau”, de Carme Ruscalleda (Sant Pol de Mar) y “El Celler de Can Roca” (Gerona).

Los catalanes “El Bulli” (Rosas) y “Can Fabes” (Sant Celoni) salieron de la lista de las tres estrellas. El primero, porque cerró sus puertas para convertirse en una fundación, y el segundo, después de que entrase en él el chef Xavier Pellicer tras la muerte de Santamaría.

En Madrid, “Diverxo”, de David Muñoz, y “Club Allard”, de Diego Guerrero, ganaron una estrella cada uno para pasar a formar parte del club de los que tienen dos. El barcelonés “Abac”, ahora con Jordi Cruz, recuperó la segunda estrella perdida el año pasado. La capital española supera a Barcelona en número de establecimientos con esta distinción: seis frente a dos.

En total, 13 restaurantes obtuvieron su primera estrella, entre ellos “Rodrigo de la Calle”, en Aranjuez, y “Marqués de Riscal”, en Elciego, y otros 11 perdieron la única que tenían, como “Koldo Miranda”, en Avilés, y “La Broche”, en Madrid.