Mistura 2012: estas son las vivanderas que ganaron el premio Teresa Izquierdo

Azunta Zegarra Palomino, Mercedes Fernández Galindo y María Jesús Nakamura fueron distinguidas en el concurso y recibirán un equivalente a US$25.000

Hace un año la cocinera que muchos consideran la madre de la cocina peruana se nos fue, pero nos dejó un legado inmortal cocinado a fuego lento. Hoy, Mistura coronó a las tres herederas del sabor en un galardón que llevó el nombre de la sabrosa matriarca: el Premio Teresa Izquierdo. Aquí te presentamos a las 3 vivanderas del centro de Lima que, tras quedar preseleccionadas junto a otras 12 mujeres, resultaron ganadoras.

Por un lado tenemos a Azunta Zegarra Palomino, cocinera desde que era una niña y quien gracias a su puesto de comida logró criar y educar a su hija, a quien formó sola. La especialidad de esta matrona culinaria es la patasca y vende sus potajes en la Plaza Italia.

Mercedes Fernández Galindo, vivandera de la Alameda Chabuca Granda, también resultó vencedora. Mechita, como es conocida, nació en Chincha y su especialidad es más que dulce; sublime. Esta cocinera que se inició en el oficio a los 9 años es una experta en la preparación de mazamorra (morada y de cochino) arroz con leche y arroz zambito. La lucha de esta mujer emprendedora no fue fácil, sacó adelante a sus 9 hijos. Actualmente, dos de sus hijas la apoyan en la cocina.

Finalmente, nos encontramos con María Jesús Nakamura, limeña de pura cepa que a sus 61 años la hace linda en la Plaza Italia. Lo suyo son las butifarras y el champús y tal como las otras vencedoras se inició en el mundo de la gastronomía cuando era muy joven y guiada por su madre, quien le transmitió sus conocimientos. Se inició vendiendo comida y postres de puerta en puerta en el distrito de Barrios Altos y fue una de las primeras vivanderas de la Plaza Italia. Este negocio le ha permitido dar estudios a sus hijas que ahora son profesionales.

EL PREMIO
La ceremonia de premiación fue presentada por la alcaldesa de Lima, Susana Villarán Elena Santos Izquierdo, hija de Teresa Izquierdo y Bernardo Roca Rey, presidente de Apega.

“Desde que se fundó Apega, uno de los objetivos fue revalorar la cocina tradicional popular del Perú, porque es la base del patrimonio cultural gastronómico. Cuando murió Teresa Izquierdo nos dolió mucho porque era una mujer carismática que hizo carrera desde abajo, luchándola con mucho entusiasmo, valores humanos, cariño y dotes culinarias, y decidimos instituir el premio para rendirle homenaje”, indicó hace algunas semanas, en conversación con El Comercio, Mariano Valderrama, vicepresidente ejecutivo de Apega.

Para elegir a las ganadoras no solo se tuvo en cuenta la calidad de su comida y su buena sazón, sino también su trayectoria, las buenas prácticas de manipulación de alimentos la atención al cliente y su emprendimiento.

Las ganadoras recibirán un equivalente a US$25.000 en infraestructura, capacitación y asesoría márketing.