¿Qué insumos llegan a nuestros mercados mayoristas?

Fresas y granadillas orgánicas, ajíes exóticos y papas nativas son productos que generalmente están ausentes de los mercados mayoristas de Lim. A la parada ingresan entre 200 y 250 camiones diarios, para abastecer a la capital

(Foto: Sebastián Castañeda)

Por Catherine Contreras

En los tres primeros días de Mistura se logró vender 18 toneladas de papas. La cifra podría no sorprender, pero si consideramos que ésta se refiere exclusivamente a papas nativas peruanas, que campesinos del interior del país han traído solo para esta cita en Lima, se trata de todo un logro.

De hecho, esta respuesta del público consumidor podría augurar un buen futuro para que insumos relegados como estos ingresen a una cadena de comercialización más grande.

Precisamente, para conocer un poco más el escenario donde participan otros actores de la cadena gastronómica, visitamos los mercados mayoristas de La Parada y Nicolás Arriola, donde el movimiento de productos venidos de costa, sierra y selva, del norte y del sur, es intenso al llegar la madrugada.

En La Parada hay cuatro pasadizos que reciben diariamente la carga de entre 200 a 250 camiones de papa (cada uno trae 30 toneladas) del tipo huamantanga, amarilla, y blanca. El siguiente producto que abunda en este recinto es la cebolla (a diferencia de la papa, un aproximado de 30 camiones ingresan al mediodía) y el ajo que en su mayoría vienen de Arequipa (junto con el maíz amarillo), además de choclo.

Los limones del norte vienen tan solo tres veces por semana (15 camionadas por vez) y el resto de productos (yuca, zapallo, tomate y hortalizas) se comercializa en los mercados que rodean al Mayorista, que fue terminado en el año 1945 y que a sus 65 años luce bastante descuidado y desbordado.

PURA FRUTA FRESCA
El Mercado Mayorista de Frutas Nº2 de La Victoria es un escenario diferente. Allí el colorido y la delicia de ver frutas recién cosechadas animan a probar de todo.

Papayas y plátanos, naranjas de jugo y de mesa, manzanas y peras, fresas y piñas, están desperdigados por los diferentes pasadizos, que otrora estuvieron organizados según el lugar de procedencia: frutos de la costa iban todos juntos, igual los de la sierra y de la selva. Ahora, lamentablemente, ese orden no se respeta mucho.

Dentro de la amplia oferta del día, tratamos de encontrar frutos exóticos, pero sin tener mucha suerte. Algo de noni y un poco de camu camu, el mango edward que empieza a entrar en temporada, pero nada más (aunque sabemos que existen unos pocos puestos que traen algunos insumos poco conocidos de la selva).

HAGAN SUS CONTACTOS
“No queremos que sean solo seis días de feria en los cuales se encuentren estas maravillas. A futuro, el trabajo que se quiere es un trabajo específico”, explica Mitsuharu Tsumura, quien para Mistura 2010 es el encargado de la comisión de Gran Mercado.

“Estamos haciendo un libro en el cual se están poniendo los datos de los participantes con teléfonos, direcciones. La mayoría de los que han participado y nos han mandado información podrán ser contactados después de la feria. Así que si le gustó su producto a algún visitante, ¿dónde lo encuentra? Va a la guía, lo ubica, y si es un mercado, un restaurante, lo llama y le hace el pedido”, explica el chef que trabaja junto con todos los cocineros de la Sociedad Peruana de Gastronomía (Apega) en el impulso de los productos peruanos, asociando esta campaña al trabajo invalorable de los campesinos que vienen de zonas a veces verdaderamente remotas.

“Exportar la papa es un poco complicado, la verdad. Pero hay otros productos procesados que sí, como la mantequilla de sacha inchi, que es espectacular; o la quinua en hojuelas, para freír o apanar”, dijo respecto al interés de visitantes extranjeros en nuestros insumos.

“La idea no solo es tener una gran cocina, Sino también una agricultura acorde con ella y que dé una calidad de vida mucho mejor a los campesinos, con precios justos”, opina Tsumura.

¿QUIÉNES SERÁN LOS PROTAGONISTAS DE MISTURA 2011?
La papa nativa fue la estrella de este año, y junto con ella los productores que se encargan de mantener la milenaria tradición de cultivar cerca de 3 mil variedades que crecen en 19 regiones productoras de todo el Perú.

Ahora hay que elegir un nuevo producto al cuál rendirle homenaje el próximo año. Podría ser la quinua, que tiene decenas de variedades que muchos peruanos no conocemos; hay, también, otros granos andinos emblemáticos y de igual o mayor valor nutritivo; la gran gama de frutos provenientes de nuestra Amazonía; el maíz (cuya cosecha en este año se vio tremendamente afectado por las inundaciones de febrero en Cusco); el limón, insumo clave de nuestro internacionalizado cebiche el cacao y el café, que cada día son más valorados fuera de nuestras fronteros gracias a los avances de los cultivos orgánicos, panorama que no se nota entre los propios consumidores peruanos.

Las posibilidades son muchas. Solo basta elegir entre todas las maravillas que el Perú produce, para felicidad de todos los consumidores del mundo entero.