¿Qué les gustaría comer en el Día de San Valentín?

La manera más común de celebrar esta fecha es saliendo a cenar, aunque los almuerzos y desayunos especiales no se quedan atrás

¿Qué les gustaría comer en el Día de San Valentín?

La comida no solo alimenta, también seduce, enamora y engríe. Al ser una experiencia cien por ciento sensorial, una cena –bien planeada y ambientada- puede ser determinante en una conquista. ¿A quién no le gusta que lo sorprendan con sus platos favoritos a la luz de las velas?

Las pastas son la comida romántica por excelencia. Quizás esta asociación se deba a la famosa escena de La Dama y el Vagabundo –aquella en la que un spaguetti es la deliciosa ruta de un esperado beso- o probablemente sea solo por su calidez.

Eso es lo clásico, pero no es la única opción. Así como la noche tampoco es el único momento para disfrutar de una comida íntima, ¿por qué no celebrar el Día de San Valentín con un desayuno o un almuerzo especial?

De hecho, el 14 de febrero es una buena oportunidad para consentirse –o ser consentidos- con varios bocados de alguno de sus platos favoritos. Entonces, cuéntenos, ¿qué le gustaría desayunar, almorzar o cenar este día del amor? ¿Panqueques, muffins, chifa, parrilla, pollo a la brasa, comida criolla, comida rápida? Las posibilidades son infinitas…