Un restaurante mexicano crea los chilaquiles "más picosos del mundo"

Este popular plato mexicano está preparado con cuatro tipos diferentes de chiles. El reto es comerlo en menos de 30 minutos

Un restaurante mexicano crea los chilaquiles "más picosos del mundo"

Un restaurante mexicano asegura haber creado los chilaquiles “más picosos del mundo”, preparados con cuatro tipos diferentes de chiles, y reta a sus clientes a comerlos en menos de 30 minutos.

Antonio Sánchez, propietario del restaurante “Los chilaquiles”, ubicado en la ciudad mexicana de Guadalajara (oeste), dijo hoy en declaraciones a EFE que la idea de este desafío es hacer un “homenaje” al gusto de los mexicanos por comer alimentos con mucho picante.

Los chilaquiles son un platillo típico de México preparado con pequeños trozos de tortilla cortados en forma de triángulo y dorados, los cuales se cubren con una salsa de tomate rojo o verde sazonada con chile seco, y se acompañan con queso, cebolla y chile.

“Mucha gente viene y me pregunta cuál es la comida más picante que hay en el menú y eso habla del gusto que tenemos lo mexicanos por comer sufriendo con el ardor del chile en la boca”, manifestó Sánchez.

Para superar el reto del restaurante, llamado “El que se enchila pierde”, el cliente debe comer la porción completa de chilaquiles preparados con chile habanero, verde, seco y piquín en polvo, en menos de 30 minutos.

El platillo está dividido en tres porciones con salsas de diferente nivel de picor y adornados con dos chiles verdes y un habanero este último considerado el más picante de la gastronomía mexicana, que deben ser también ingeridos por el cliente.

“De inicio la gente se pone roja, pero nos han tocado casos de clientes que no paran de llorar, que traen gente que les está animando a terminar e incluso uno estaba tan enojado comiéndolos que su familia optó por dejar de hablar”, afirmó Sánchez.

Las reglas del particular concurso permiten que el comensal acompañe su comida con cualquier tipo de bebida y en la cantidad que requiera.

El secreto para superar la prueba, según Sánchez, es comer primero la porción más picante para que el paladar se adapte a lo peor y luego comer las demás.

De las 30 personas que a la fecha han aceptado el reto, solo tres, dos hombres y una mujer, han dejado limpio el plato.

Como premio, el restaurante regala a los ganadores un año de comidas gratis, su foto en el “Muro de honor de los machos o machas” y una camisa con la leyenda “Yo si soy macho: yo si pasé el reto de los chlaquiles”.

Sánchez detalló que se encuentra haciendo los trámites para que el platillo sea registrado en el libro de los Guinnes Records.

El restaurante es uno de los más típicos de esta ciudad y ha sido visitado por figuras como Bono, vocalista de U2, David Bisbal, Enrique Bunbury, Alejandro Fernández y el actor Eward James Olmos, entre otros.