Teresa Izquierdo recibió un homenaje póstumo en Mistura

Con una demostración de preparación de picarones a cargo de su hija, Elena Santos, se inauguró el ciclo de conferencias y clases del Auditorio Tradiciones de la feria

Para acceder a todas las notas Mistura 2011 ingrese aquí

Chefs y asistentes a Mistura se reunieron hoy para recordar a ‘Mamá Teresa’. En una emocional ceremonia, se recordó las bondades de esta morena, considerada “uno de los pilares sobre los cuales se sostiene el auge de la gastronomía peruana”.

Los legendarios Humberto Sato, Sonia Bahamonde y Grimanesa Vargas, así como varios cocineros de generaciones más jóvenes, acompañaron a Elena Santos, hija y heredera de la sazón de Teresita, en el escenario del Auditorio Tradiciones de la feria.

“Quien en vida conoció a Teresa Izquierdo sabe que fue una mujer dulce, sencilla, carismática, que tenía una mirada entrañable. Este mismo sentir lo transmitía cuando preparaba algunos de sus platos memorables, dando consejos a todo aquel que está dentro de la gastronomía peruana, a todos aquellos que aspiraban a llevar una creación propia a la gloria. Y siempre decía ‘que se atrevan a hacerlo y que prueben primero su comida porque antes de que le guste al resto tiene que gustarle a ellos mismos’. Quien la conoció no la olvida y quien no, hubiera querido hacerlo”, dijo Rocío Heredia, miembro de la Sociedad Peruana de Gastronomía, en un sentido discurso.

Después de que la pantalla gigante del auditorio transmitió imágenes de doña Tere, su hija, visiblemente emocionada, agradeció el gesto. “Para mí es bastante duro y difícil estar presente aquí y ahora, pero como mi madre me enseñó, tengo que sacar fuerzas de donde no hay”, dijo.

“A veces es muy difícil hacer amigos, pero mi madre tuvo esa sensibilidad y esa suerte de cosechar muchas amistades en este medio. Muchas gracias por estar aquí conmigo”, finalizó. Inmediatamente puso manos a la obra y empezó a enseñar cómo se preparan los picarones según la receta de su familia.