Por favor, actualiza tu navegador para disfrutar de este especial.

el álbum
más íntimo

Fotogalería

el álbum
más íntimo

Fotogalería

1 de 29

Tarma, hacia 1933. Con su hermana Mercedes, su prima Isabel Iglesias y su madre. En esa ciudad andina su familia materna tenía una hacienda. En Tarma, asimismo, se ambientan los cuentos "Vaquita echada" y "Silvio en El Rosedal".
(Texto: Jorge Coaguila / Foto: Familia Ribeyro Zúñiga)

Ir al siguiente
capítulo

el álbum
más íntimo

Fotogalería

2 de 29

Colegio Champagnat, Miraflores, hacia 1943. Julio Ramón es el tercero de la primera fila. Su hermano, Juan Antonio, es el noveno de la tercera fila. Aparecen también algunos personajes del libro de cuentos Relatos santacrucinos: Teodorito Schneidewind («La música, el maestro Berenson y un servidor») es el sétimo de la tercera fila y el gordo Federico Battifora ("Mayo 1940", "Mariposas y cornetas", "Los otros") es el segundo de la cuarta fila, la de los sentados.
(Texto: Jorge Coaguila / Foto: Familia Ribeyro Zúñiga)

Ir al siguiente
capítulo

el álbum
más íntimo

Fotogalería

3 de 29

Colegio Champagnat, Miraflores, hacia 1944. Julio Ramón se encuentra en medio de los de cuclillas. Jugaba de centro delantero. Era hincha de Universitario de Deportes y de Lolo Fernández ("Atiguibas"). Su hermano, Juan Antonio, se encuentra a su izquierda.
(Texto: Jorge Coaguila / Foto: Familia Ribeyro Zúñiga)

Ir al siguiente
capítulo

el álbum
más íntimo

Fotogalería

4 de 29

Tarma, 1947. Con su tío Félix Santa María, durante una cacería en la hacienda El Tambo. En esta ciudad andina se ambientan dos cuentos: “Vaquita echada» y "Silvio en El Rosedal".
(Texto: Jorge Coaguila / Foto: Familia Ribeyro Zúñiga)

Ir al siguiente
capítulo

el álbum
más íntimo

Fotogalería

5 de 29

Jardín de la casa de Comandante Espinar 201, Miraflores, hacia 1947. Julio Ramón, su madre, Juan Antonio, Mercedes y Josefina. Todos los hermanos Ribeyro Zúñiga juntos. El padre había fallecido en 1945 (“Página de un diario”).
(Texto: Jorge Coaguila / Foto: Familia Ribeyro Zúñiga)

Ir al siguiente
capítulo

el álbum
más íntimo

Fotogalería

6 de 29

Lima, hacia 1950. Juan Antonio (segundo), Alberto Escobar (cuarto) y Julio Ramón (quinto), cuando este era estudiante de la Universidad Católica (1945-1952). En Munich, Alemania, en 1956, Escobar le dijo que tenía más aptitudes para la crítica que para la creación. Como respuesta, escribió "Crónica de San Gabriel" (1960). Escobar es el modelo del personaje Manolo, de la novela "Los geniecillos dominicales" (1965).
(Texto: Jorge Coaguila / Foto: Familia Ribeyro Zúñiga)

Ir al siguiente
capítulo

el álbum
más íntimo

Fotogalería

7 de 29

Puerta del Museo del Prado, Madrid, inicios de la década de 1950. Con el poeta Leopoldo Chariarse, con quien fue a entrevistar al español Vicente Aleixandre en 1953 y para quien escribió el prólogo de "La cena en el jardín" (1975).
(Texto: Jorge Coaguila / Foto: Familia Ribeyro Zúñiga)

Ir al siguiente
capítulo

el álbum
más íntimo

Fotogalería

8 de 29

Londres, 1953. Con Pedro Perucho Buckingham, quien inspiró a varios personajes. Es Pirulo, de "Los geniecillos dominicales"; Pedro Bunker, del cuento “Sobre los modos de ganar la guerra”; Ángel Devoto, del cuento “El embarcadero de la esquina”
(Texto: Jorge Coaguila / Foto: Familia Ribeyro Zúñiga)

Ir al siguiente
capítulo

el álbum
más íntimo

Fotogalería

9 de 29

En un chifa de Lima, 1960. De izquierda a derecha: el poeta Francisco Bendezú (segundo), el cuentista Carlos Eduardo Zavaleta (cuarto), Julio Ramón (quinto) y el novelista Francisco Carrillo (sexto). Aquí aparecen dos geniecillos: Carlos (Zavaleta) y Cucho (Bendezú).
(Texto: Jorge Coaguila / Foto: Familia Ribeyro Zúñiga)

Ir al siguiente
capítulo

el álbum
más íntimo

Fotogalería

10 de 29

París, 1963. Trabajando como traductor de noticias en la agencia France-Presse (AFP), donde laboró de 1961 a 1971. Algunas de sus "Prosas apátridas" (1975, 1978, 1986) se ambientan en este lugar. Además, es mencionado en “Las cosas andan mal, Carmelo Rosa” y “Solo para fumadores”.
(Texto: Jorge Coaguila / Foto: Familia Ribeyro Zúñiga)

Ir al siguiente
capítulo

el álbum
más íntimo

Fotogalería

11 de 29

Europa, mediados de la década de 1960. Con Alida Cordero, su futura esposa. A ella le dedicó el cuento "El chaco", escrito en París, en 1961.
(Texto: Jorge Coaguila / Foto: Familia Ribeyro Zúñiga)

Ir al siguiente
capítulo

el álbum
más íntimo

Fotogalería

12 de 29

Berlín, 1965. En un encuentro de escritores. En la primera fila destacan Ciro Alegría (segundo), Jorge Luis Borges (cuarto), Germán Arciniegas (quinto) y Augusto Roa Bastos (sétimo). En la tercera fila sobresalen João Guimarães Rosa (segundo) y Miguel Ángel Asturias (tercero). En la última fila, al centro, asoma Eduardo Mallea. Ribeyro se encuentra al lado de su traductor al alemán, Wolfgang A. Luchting (tercero y cuarto de la segunda fila). Como crítico, Luchting le dedicó dos libros al cuentista peruano: "J. R. Ribeyro y sus dobles" (1971) y "Estudiando a Ribeyro" (1988).
(Texto: Jorge Coaguila / Foto: Familia Ribeyro Zúñiga)

Ir al siguiente
capítulo

el álbum
más íntimo

Fotogalería

13 de 29

Departamento de la place Falguière, París, 1968. Con su único hijo, Julito, quien inspiró varios textos de “Prosas apátridas”, uno de los cuales dice: "Para un padre, el calendario más veraz es su propio hijo. En él, más que en espejos o almanaques, tomamos conciencia de nuestro transcurrir y registramos los síntomas de nuestro deterioro. El diente que le sale es el que perdemos; el centímetro que aumenta, el que nos empequeñecemos; las luces que adquiere, las que en nosotros se extinguen; lo que aprende, lo que olvidamos; y el año que suma, el que se nos sustrae”.
(Texto: Jorge Coaguila / Foto: Familia Ribeyro Zúñiga)

Ir al siguiente
capítulo

el álbum
más íntimo

Fotogalería

14 de 29

París, mediados de la década de 1970. Con Alfredo Bryce Echenique, Manuel Scorza y Juan Rulfo, acompañados de dos amigas.
(Texto: Jorge Coaguila / Foto: Familia Ribeyro Zúñiga)

Ir al siguiente
capítulo

el álbum
más íntimo

Fotogalería

15 de 29

En el balcón del departamento de la place Falguière, París, 1973. Con Julito, nacido en 1966.
(Texto: Jorge Coaguila / Foto: Familia Ribeyro Zúñiga)

Ir al siguiente
capítulo

el álbum
más íntimo

Fotogalería

16 de 29

Aeropuerto Jorge Chávez, Callao, marzo de 1975. Con su hermano, Juan Antonio, y el narrador Eleodoro Vargas Vicuña, autor del libro de cuentos "Ñahuín" (1953).
(Texto: Jorge Coaguila / Foto: Familia Ribeyro Zúñiga)

Ir al siguiente
capítulo

el álbum
más íntimo

Fotogalería

17 de 29

Miraflores, marzo de 1975. Con sus sobrinos Juan Ramón, Jeannette y Lucy, su cuñada Lucy, su hermano (Juan Antonio) y su compadre Hernando Cortés, a quien le dedicó el cuento "Al pie del acantilado" y quien dirigió la primera representación de "Santiago, el pajarero" (1960) y "Atusparia" (1981).
(Texto: Jorge Coaguila / Foto: Familia Ribeyro Zúñiga)

Ir al siguiente
capítulo

el álbum
más íntimo

Fotogalería

18 de 29

Aeropuerto Jorge Chávez, Callao, marzo de 1975. Con Josefina, su madre, Juan Antonio y Mercedes.
(Texto: Jorge Coaguila / Foto: Familia Ribeyro Zúñiga)

Ir al siguiente
capítulo

el álbum
más íntimo

Fotogalería

19 de 29

Lima, hacia 1978. Con un amigo y Jorge Puccinelli (de anteojos), quien le publicó el cuento "La huella", en 1952, en la revista que dirigía ("Letras Peruanas"), y quien le inspiró un personaje de la novela "Los geniecillos dominicales": el profesor Rostalínez.
(Texto: Jorge Coaguila / Foto: Familia Ribeyro Zúñiga)

Ir al siguiente
capítulo

el álbum
más íntimo

Fotogalería

20 de 29

Julio Ramón Ribeyro junto a Rodolfo Hinostroza y Alfredo Bryce Echenique en el París de los años ochenta.
(Texto: Jorge Coaguila / Foto: Familia Ribeyro Zúñiga)

Ir al siguiente
capítulo

el álbum
más íntimo

Fotogalería

21 de 29

Con el periodista y narrador Alfredo Pita, en París, segunda mitad de la década de 1980. Ribeyro presentó los libros de cuentos "Y de pronto anochece" (1987) y "Morituri" (1990).
(Texto: Jorge Coaguila / Foto: Familia Ribeyro Zúñiga)

Ir al siguiente
capítulo

el álbum
más íntimo

Fotogalería

22 de 29

Mediados de la década de 1980. Con el poeta Wáshington Delgado, uno de los geniecillos (Franklin) y quien prologó los libros de Ribeyro "La palabra del mudo" (1973), "Los geniecillos dominicales" (tercera edición, 1973) y "Atusparia" (1981).
(Texto: Jorge Coaguila / Foto: Familia Ribeyro Zúñiga)

Ir al siguiente
capítulo

el álbum
más íntimo

Fotogalería

23 de 29

París, 1983. Con Julito.
(Texto: Jorge Coaguila / Foto: Familia Ribeyro Zúñiga)

Ir al siguiente
capítulo

el álbum
más íntimo

Fotogalería

24 de 29

Balcón del departamento de Barranco, 1991. Con sus hermanos Mercedes y Juan Antonio, a quien le remitió medio millar de cartas, algunas de las cuales se publicaron en dos tomos con el título de "Cartas a Juan Antonio" (I, 1996 y II, 1998).
(Texto: Jorge Coaguila / Foto: Familia Ribeyro Zúñiga)

Ir al siguiente
capítulo

el álbum
más íntimo

Fotogalería

25 de 29

Auditorio de la Municipalidad de Miraflores, 16 de junio de 1992. En medio de la presentación del cuarto volumen de "La palabra del mudo", el actor Eduardo Cesti aprovechó la ocasión para estrecharle la mano al cuentista. Observan el alcalde Alberto Andrade y el editor salvadoreño radicado en la capital peruana Carlos Milla Batres, quien publicó casi toda la obra hasta entonces de Ribeyro, tanto en primeras o nuevas ediciones.
(Texto: Jorge Coaguila / Foto: Familia Ribeyro Zúñiga)

Ir al siguiente
capítulo

el álbum
más íntimo

Fotogalería

26 de 29

Departamento de Barranco, 1994. Con el narrador Fernando Ampuero y el poeta Antonio Cisneros, quienes lo entrevistaron en distintas ocasiones. El primero para la televisión, el 27 de abril de 1986, y el segundo para el desaparecido semanario "Sí", en 1992. Se aprecia detrás de ellos un cuadro del catalán Joan Miró.
(Texto: Jorge Coaguila / Foto: Familia Ribeyro Zúñiga)

Ir al siguiente
capítulo

el álbum
más íntimo

Fotogalería

27 de 29

Plaza de Toros de Las Ventas, Madrid, junio de 1994. Con el guitarrista Javier Echecopar, el periodista Fernando Carvallo, Alfredo Bryce Echenique y el crítico literario César Ferreira, quien —con Ismael P. Márquez— le dedicó el libro "Asedios a Julio Ramón Ribeyro" (1996).
(Texto: Jorge Coaguila / Foto: Familia Ribeyro Zúñiga)

Ir al siguiente
capítulo

el álbum
más íntimo

Fotogalería

28 de 29

Cementerio de Montparnasse, París, 1979. Escucha atentamente al poeta Enrique Verástegui ante la tumba de César Vallejo. En Francia fue agregado cultural en la embajada peruana (1970-1972), luego representante alterno y más tarde delegado permanente ante la Unesco.
(Texto: Jorge Coaguila / Foto: Familia Ribeyro Zúñiga)

Ir al siguiente
capítulo

el álbum
más íntimo

Fotogalería

29 de 29

Julio Ramón Ribeyro en el tiempo.
(Texto: Jorge Coaguila / Foto: Familia Ribeyro Zúñiga)

Ir al siguiente
capítulo