05 de octubre del 2022 °C
La Haya:
El gran tribunal global

Para entender el diferendo marítimo

volver a inicio

La evolución del gran tribunal global La Corte Internacional de Justicia, que empezó a funcionar en 1946, tiene su antecedente en la fenecida Corte Permanente de Justicia Internacional, que nació en 1921 y se mantuvo vigente hasta 1945, cuando la Conferencia de San Francisco le encontró reemplazo.

El fin de dos guerras mundiales dio origen a las dos más importantes cortes de justicia de alcance global que han existido. La que finalmente prevaleció fue la Corte Internacional de Justicia, creada en 1946. Esta es la historia de la justicia internacional.
-- La ONU reconoce que la historia moderna del arbitraje internacional comienza con el llamado Tratado de Jay, de 1794, firmado entre EE.UU. y Gran Bretaña. En dicho Tratado de Amistad, Comercio y Navegación se estipuló la creación de tres comisiones mixtas, formadas por el mismo número de estadounidenses y de británicos, que tenían la misión de arreglar cuestiones que ambos países no habían sido capaces de negociar. Aunque estas comisiones no podían dictar sentencias, en cierto modo sí estaban pensadas para funcionar como tribunales, según la ONU. Es el primer antecedente de lo que hoy es la justicia global.
En 1872, la Cuestión de Alabama, entre el Reino Unido y EE.UU., marcó una segunda etapa. Con la firma del Tratado de Washington de 1871, ambos países acordaron someter a un tribunal de arbitraje una demanda presentada por EE.UU. contra el Reino Unido por supuesta violación de la neutralidad durante la guerra civil estadounidense. Dicho tribunal estaba formado por cinco miembros designados por los jefes de Estado de EE.UU., Reino Unido, Brasil, Italia y Suiza. El tribunal arbitral falló que Gran Bretaña debía pagar una indemnización. Así se demostró la eficacia del arbitraje en el arreglo de una controversia entre estados.

Las guerras y la justicia

En 1945, la posguerra trajo consigo la formación de la más grande comunidad de países: la Organización de las Naciones Unidas (ONU); un año después nace un tribunal de alcance global: la Corte Internacional de justicia (CIJ), que tiene su sede en La Haya (Países Bajos).
La CIJ tiene su antecedente inmediato en la Corte Permanente de Justicia Internacional, que fue creada en 1921.
Esta corte nació bajo un pacto diferente al que instituyó la Sociedad de Naciones, creada por el Tratado de Versalles el 28 de junio de 1919. Al igual que la ONU, la Sociedad de Naciones germinó tras una guerra.
En 1919 se decidió que la sede de la futura Corte Permanente de Justicia Internacional se estableciera en el Palacio de la Paz de La Haya. Allí, el 30 de enero de 1922 se dio la sesión preliminar de la corte, que tenía como objetivo elaborar sus normas.
Posteriormente, el 15 de febrero de 1922 celebró su sesión inaugural. Pero en 1945, en la Conferencia de San Francisco, que dio origen a la Carta de las Naciones Unidas, se discutió sobre si se seguiría usando la Corte Permanente de Justicia Internacional, que había dado buenos resultados, o si se crearía una nueva entidad. Finalmente se optó por lo segundo.

La última fase

La Corte Internacional de Justicia empezó a operar en 1946. Según sus estatutos, su misión es el arreglo, apegado al derecho internacional, de las controversias que le sean sometidas por los estados. También emite dictámenes sobre cuestiones jurídicas que le hagan llegar organismos de la ONU. La CIJ está integrada por 15 magistrados, que son elegidos por la Asamblea General y el Consejo de Seguridad de la ONU. Los estatutos también señalan que la CIJ solo puede conocer de un asunto si los estados implicados han aceptado su competencia. Por ejemplo, los países de América que firmaron el Pacto de Bogotá en 1948 de manera automática aceptaron la jurisdicción de esta corte global. Desde 1946, la CIJ ha emitido 112 sentencias relacionadas con las fronteras terrestres, delimitaciones marítimas, soberanía territorial, el no uso de la fuerza, las violaciones del derecho humanitario internacional, la no injerencia en los asuntos internos de los estados, las relaciones diplomáticas, la toma de rehenes, el derecho de asilo, la nacionalidad, la tutela, el derecho de paso y el derecho económico.

Volver al inicio