Antonio Cisneros: La última entrevista que dio el querido "oso hormiguero" a El Comercio

El poeta peruano conversó con Somos el mes pasado. Habló de fútbol, periodismo y el coraje con el que peleaba contra sus enfermedades. Falleció hoy a los 69 años

Antonio Cisneros: La última entrevista que dio el querido "oso hormiguero" a El Comercio

ENRIQUE SÁNCHEZ HERNANI

Cuando apenas tenía 26 años de edad y su obra la formaban solo tres libros de poesía, Antonio Cisneros recibió uno de los más preciados galardones en lengua castellana, el Premio Casa de las Américas de Cuba, por su libro “Canto Ceremonial contra un oso hormiguero” en 1968. A partir de ese hecho, su difusión internacional, y la consiguiente fama, fue rotunda. De allí para acá, su obra ha crecido a la par que su importancia literaria. Tras 44 años de ese acontecimiento, nos recibió para conversar sobre lo que ama: la poesía y la vida.

Cómo te cambió el éxito de tu libro “Canto Ceremonial contra un oso hormiguero”?
No estoy seguro de que esto haya tenido que ver con un cambio en mi poesía, pero sí hubo un cambio en mi actitud frente a la divulgación de la poesía. Pasar de ser un poeta local, si bien reconocido, a ser un peta internacional, con ediciones en otros países, con traducciones, efectivamente cambió mucho mi perspectiva.

Los poetas requieren de un silencio espiritual para crear. ¿Sentiste el peso de la fama?
No. Cuando eres joven puedes manejar muy bien el peso de la fama y el silencio profundo personal. Tienes pellejo y tiempo para todo.

¿Cómo era el Cisneros de la época de “Canto ceremonial…”?
Siempre he sido, y sigo siendo, fundamentalmente, una persona escéptica, lo que no quiere decir desesperanzada. Creo muy poco en las grandes verdades, en los dogmas, en las afirmaciones a prueba de balas. Entonces era un muchacho de veintitantos años, con más fe, péro tampoco tanto. Nunca he tenido la fe del carbonero. A diferencia de mi generación, yo nunca me las creí todas.

DESCARGA EL PDF PARA LEER LA ENTREVISTA COMPLETA

Los restos del poeta son velados en la iglesia Virgen de Fátima, en el distrito de Miraflores.