Fernando de Szyszlo inaugura hoy nueva muestra con obras inéditas

Artista plástico refuerza su búsqueda del cuadro ideal en una exposición que comprende trabajos del último año y medio

Fernando de Szyszlo inaugura hoy nueva muestra con obras inéditas

ÓSCAR BERMEO OCAÑA

La búsqueda de Fernando de Szyszlo no cesa. Empujado por ese deseo irrefrenable de concretizar el cuadro ideal, el artista volvió a agitar su vida entre bastidores. El año pasado, una amplia retrospectiva resumió fielmente sus seis décadas entregadas al arte. O como él mismo diría: sus múltiples intentos de concebir la imagen soñada.

Sin embargo, en la antología no quedarían las tentativas. Esta noche, el eximio pintor retoma las exposiciones individuales en la galería Fórum. Trece lienzos, desarrollados en el último año y medio, muestran que los pinceles de De Szyszlo tienen mucho por comunicar.

“Son cuadros que dejé abandonados pero el problema sigue sin resolver. En cada serie, trato de enfocarlo con otro espíritu, pero el cuadro resultante no es el que soñaba. Tengo 87 años y sigo buscando el cuadro ideal, ya debería estar resignado”, manifiesta y esboza una sonrisa, antes de pasar a describir su nueva entrega. En las recientes obras, De Szyszlo continúa la exploración iniciada anteriormente en Trashumante, Paracas y Sol Negro, series que considera no han sido cerradas. “No hay poemas acabados sino abandonados”, explica el pintor usando una frase del poeta francés Paul Valery.

Al provenir de diversos momentos, la nueva entrega combina propuestas. “Creo que se expresa una transición. Las figuras trashumantes se mezclan con escenas que suscitan la idea de paisajes, de habitaciones”, dice. Si bien el pintor no optó por un título que acoja todo lo expresado, los cuadros llevan impresa la marca De Szyszlo: el lenguaje del contraste. Así, los opacos fondos son intervenidos por cuerpos de color. Luz y sombra libran una nueva batalla. “Siempre me interesó el contraste. Nunca me he preocupado en repetirme. Me siento identificado con pintores que buscaron dentro de un mismo camino, como Rembrandt o Van Gogh, que parecía que tuvieran solo un cuadro en la cabeza”, anota.

VIAJE INCESANTE
La continua sensación de no lograr reproducir en el lienzo lo que desea es, precisamente, la vitamina para volver a la carga. De Szyszlo siente que su búsqueda ha sido dinámica. “Con el tiempo parecía que me iba acercando a lo que quería, pero eso también fue avanzando. Entonces, podría decirse que los cuadros que hoy hago me hubieran satisfecho hace 20 años”, refiere.

Reconoce que es un proceso con una carga de frustración, pero a la vez le supone un desafío, al cual no piensa rehusarse. Entonces, la búsqueda de la felicidad por parte del hombre surge como una analogía válida.

“Sí, es muy similar mi búsqueda a eso. Justamente, creo que el acto plástico más elemental es el que realizan los enamorados al grabar su nombre en una pared. Buscan grabarlo en el tiempo”, señala.

Por ello, nada para al maestro. Dice que no podría definir cómo será su inalcanzable objetivo. Tampoco si llevará el rojo y el negro, sus colores favoritos. “Si supiera cómo es el cuadro ideal, ya lo hubiera pintado. Tal vez se parezca a un cuadro violento, oscuro, misterioso, con alusiones eróticas, pero todavía no lo logro”, comenta.

DATOS
La nueva muestra de Fernando de Szyszlo será inaugurada hoy a las 7:30 p.m. en la galería Fórum: Av. Larco 1150, Miraflores. La exposición permanecerá abierta hasta el 19 enero del 2013 en su horario habitual. Lunes a viernes de 10 a.m. a 8 p.m. y sábado de 11 a.m. a 2 p.m. y 5 p.m. a 9 p.m.


Tags relacionados

Artes

Cultura

Fernando de Szyszlo