Francisco Lombardi vuelve al teatro con "Cosecha"

El próximo jueves, director estrena obra escrita por David Wright Crawford con Diego Lombardi y Karina Jordán en el elenco

Francisco Lombardi vuelve al teatro con "Cosecha"

POR CARLO TRIVELI

RICK: ¿Realmente crees que estás siendo justa?

DANI: ¿Y tú?

RICK: Después de cinco años de pronto te levantas y odias la granja. Por cinco años hemos trabajado para que este lugar funcione y tú, repentinamente, te rindes.

DANI: ¡Nunca me gustó la granja! (Un tiempo) Solo que me tomó cinco años tener el valor para decírtelo.

RICK: ¿Qué te puedo decir? Esto es lo que amo.

DANI: ¿Más que a mí? (Pausa) Tienes que responder, Rick.

RICK:(Pausa) Yo tenía una casa en el árbol, allá arriba. Me pasaba horas ahí. Después aprendí a manejar ese tractor… atravesando esa cerca… y la pared del granero… aprendí de construcción… cómo arreglar cercas y construir paredes. Aprendí a nadar en el arroyo, cuando el agua estaba lo suficientemente profunda… atrapé renacuajos, lagartijas, sapos. La vieja border collie tuvo dieciocho cachorros debajo de la casa y yo pude ver todo. Recuerdo la primera vez que papá me dejó arreglar el Ford. Atrapaba luciérnagas, contaba las estrellas fugaces… todo lo que recuerdo. Y todo sucedió aquí. (Alejándose de ella, lo piensa cuidadosamente) Estos cinco años contigo aquí han sido maravillosos. Tú eres mi esposa. Te amo con todo mi corazón. (Un tiempo) Pero solo te conozco hace seis años. La granja y yo nos remontamos por generaciones”.

LA DECISIÓN MÁS DIFÍCIL
Tienes que responder, Rick. Es esta granja, a la que te seguí porque estaba perdidamente enamorada de ti, o yo. Pero si esta granja lo es todo para mi, es como si fueran mis piernas, mis pulmones, el mismo corazón con el que te amo es esta granja. Miradas intensas, lágrimas que afloran. Tensión. Ese es el nudo del primer acto de “Cosecha. Trilogía de las altas llanuras”, que Francisco Lombardi (sí, para quienes no lo sabían, el cineasta también dirige teatro) lleva a escena, con un destacado elenco, desde el próximo jueves en la Alianza Francesa de Miraflores.

“En la vida muchas veces tienes que tomar decisiones dolorosas en beneficio de las positivas, de lo que crees que es mejor para ti”, dice Diego Lombardi, quien interpreta a Rick en el primer acto de la obra. “Ese es mi rollo en la obra: en la vida como que a veces hay que decidir por uno, ponerse por delante de los demás”, explica el actor, quien se ve tocado en lo personal por su papel. “Siempre creo que las obras te llegan por algún motivo y en un momento adecuado. Y esta toca un tema mío: yo, por lo general, termino cediendo por el bien de los demás, dejo fluir las cosas para que todos estén tranquilos. Para mí, la obra habla de eso: de la importancia de decidir por ti”.

La contraparte del Rick que interpreta Diego es Karina Jordán , a quien hemos visto como protagonista de la exitosa telenovela “Ana Cristina” de ATV. “Todo comienza a la mañana siguiente. Ella lo ha convencido para mudarse, han pasado una noche linda pero a lo largo de la escena ella se va dando cuenta de que la decisión no está totalmente tomada. Entonces ella también tendrá que elegir: tendrá que decidir si quedarse con él o irse”, comenta Karina sobre Dani, su personaje. “Creo que no hay nada más duro que separarte de alguien sintiendo un gran amor. Cuando las relaciones se terminan porque el amor desaparece, no es tan complicado. Es mucho más fuerte tener que desvincularte de una persona a la cual quieres muchísimo y que quieres que siga siendo parte de tu vida”, dice Karina, con la convicción de quien sabe exactamente de lo que habla.

TRES HISTORIAS
Si bien puede ser interpretada como la historia de la vida de un hombre en tres etapas de su vida (a los 27, a los 45 y a los 72), esos grandes saltos de tiempo, que obligan a que en cada acto un actor diferente interprete a Rick, y el carácter mismo de cada episodio hacen que estas historias también puedan ser vistas como independientes. “El autor sugiere que no se utilice al mismo actor para los tres actos, para que parezca que no es solamente la vida de ese granjero sino que abra la posibilidad de verla como una reflexión sobre la vida en general. Da la sensación de que se universaliza un poco si se juega con la ambigüedad de si son personas distintas o un rostro de la misma persona que tiene varias facetas”, señala Lombardi sobre el carácter particular de esta obra. “La obra es una reflexión sobre el sentido de la vida, sobre lo que nos planteamos como objetivos y sobre si los hemos conseguido o no. Es bonito el modo en que lo hace, además, por estas grandes elipsis: una vida a los 25, otra a los 45 y una tercera que permite reflexionar sobre el sentido de todas las anteriores”.

Para Lombardi, “Cosecha. Trilogía de las altas llanuras” trata sobre el sentido de pertenencia. “De lo que tú quieres ser, finalmente”, exclama. Pero no solo eso, pues en la obra eso que Rick quiere ser es constantemente puesto a prueba. Primero por Dani, quien lo obliga a elegir entre eso y ella misma, como ya hemos visto, y luego, casi cincuenta años después, por Maggie, su hija, y por el inevitable paso del tiempo: ella le pide que deje de trabajar, que se vaya a vivir con ella ahora que va a ser madre y él abuelo, que venda la granja. Y la salud ya no le permite trabajar como antes. “Es el tema del sentido de la vida. ¿Qué pasa cuando lo que querías hacer con pasión y le daba sentido a tu vida, ya no puedes hacerlo? ¿Qué pasa cuando eso se acaba? ¿Dónde queda?”, pregunta Pancho. Y habría que añadir. ¿Y qué queda de uno cuando eso ya no está? A eso se enfrenta Rick

SEÑOR DIRECTOR
El crecimiento de la escena teatral en Lima nos ha permitido gozar de mayor variedad de obras y de mejores producciones, pero son muchos los que extrañan, al menos, una mayor proporción de teatro serio, que apunte a dejarle algo más al espectador que un par de horas de entretenimiento. Es por eso nuestro interés por “Cosecha. Trilogía de las altas llanuras” y el enfoque que Francisco Lombardi le da a su trabajo en el teatro. “Prefiero el teatro de texto y personajes porque me permite trabajar con los actores que es lo que me gusta más”, manifiesta Lombardi. “Ese es un teatro que, de una manera más clara y visible, genera un tipo de sensibilización sobre algunas ideas, no solamente sobre sensaciones, sobre impresiones o sobre experiencias estéticas. Te permite entender, discutir elementos de la conducta humana que tienen que ver más con la vida diaria. Te sensibiliza sobre temas, sobre historias y, aparte, te da una perspectiva de pensamiento y de discusión interna. La dramaturgia, a mí en lo personal, es lo que me genera más emoción. Yo me emociono más con situaciones límite entre personas que, digamos, con movimientos de luces o de cuerpos”, explica el director.

Desde el próximo jueves podremos ser testigos de las difíciles decisiones del buen Rick y saber, por fin, si tras una larga vida de apego a la tierra, por fin deja la terquedad a un lado y cede ante la más querida de las mujeres: su hija. ¿Lo hará?