Jorge Nieto, un nuevo perfil para el Ministerio de Cultura

Jorge Nieto Montesinos tiene el reto de demostrar la importancia estratégica del Ministerio de Cultura. Este es su perfil

Jorge Nieto, un nuevo perfil para el Ministerio de Cultura

Jorge Nieto Montesinos asume la cartera de Cultura en el gobierno de PPK. (Foto: USI/ Mario Zapata)

Enrique Planas

En una entrevista publicada en "El Comercio" el pasado 12 de julio, el futuro primer ministro Fernando Zavala señalaba que, para cumplir el objetivo del presidente electo Pedro Pablo Kuczynski de reducir en un 50% los índices de criminalidad en un año, el Ministerio del Interior no trabajaría solo. Su plan contempla que diferentes sectores públicos, incluido el de Cultura, trabajen en equipo. Zavala señaló que el Ministerio de Cultura podía ser capaz, por ejemplo, de desarrollar espacios para que los jóvenes encontraran en la creación y el aprendizaje la vía para alejarse de actividades ilícitas y violentas.

Así, el perfil de Jorge Nieto Montesinos como ministro de Cultura, anunciado el pasado viernes, responde al objetivo del jefe del Gabinete. Sociólogo egresado de las aulas de la Universidad Católica y dedicado en los últimos años a la consejería política, la experiencia de Nieto tiene que ver especialmente con temas de gobernabilidad democrática.

Como funcionario de la Unesco, Nieto dirigió la Unidad para la Cultura Democrática y la Gobernabilidad y desarrolló diferentes proyectos de Cultura, Política y Democracia en América Latina. Fueron también sus prioridades la globalización y las políticas de inclusión. Participó además en debates sobre el patrimonio cultural material e inmaterial.

Doctor en Ciencias Sociales por el Colegio de México y máster en Ciencias Políticas por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), Nieto asume el reto de, por fin, darle un perfil claro al Ministerio de Cultura y una conexión diferente con la sociedad. Un portafolio que entienda la cultura como un instrumento al servicio de la gobernabilidad y la inclusión social. Una gran oportunidad para que el Ministerio de Cultura demuestre su importancia como sector estratégico.