Actor peruano que llegó al mercado norteamericano: "Estoy muy decepcionado de Hollywood"

Diego Acuña trabajó con Leonardo Di Caprio y Clint Eastwood. Regresó al Perú después de casi quince años para presentar su propia película

Diego Acuña en entrevista con elcomercio.pe. (Video: elcomercio.pe)

El actor y productor peruano Diego Acuña labró una carrera fructífera en Norteamérica. Tras participar en películas como “The city of gardens”, “Warrior”, “Primitive Recall” y “La Hacienda” asumió la producción y actuó en el filme Árida Maldición, con el que después de casi quince años regresa al Perú para presentarlo con gran ilusión y desarrollar nuevos proyectos en el mercado nacional.

¿Cómo ingresaste al mercado norteamericano?
Estudié en la universidad de Pepperdine, en Malibú, California, escogí esta casa de estudios, estratégicamente, sabiendo que incursionaría en la actuación después de graduarme. Exploré el mundo del teatro y las artes escénicas, participé en varias obras. Al terminar la universidad pasé a estudiar en Meisner Center, donde estudié bajo la tutela de Martin Barter. Debuté en el cine con un papel en “La Hacienda”, luego vinieron más películas.

Regresas al Perú después de casi quince años. ¿Qué te animó a volver?
Vine para quedarme. La excusa fue promocionar “Árida Maldición”, mi primera película como productor y la quinta como actor. Se estrena en Perú el 28 de febrero, en diez salas a nivel nacional, y ahora estoy viendo hacer dos películas más aquí, una comedia de corte juvenil y un drama bastante ambicioso. La primera se estaría filmando en julio de este año, con actores netamente peruanos.

ÁRIDA MALDICIÓN
“Arida Maldición”, filme que marca la carrera como productor de Diego, fue filmada en el desierto de Lancaster en California. La trama se centra en una serie de secuestros y torturas misteriosas, cometidas por un personaje cuyo rostro está cubierto por una aterradora máscara.

El elenco está integrado por actores como Noel Guglielmi, que coprodujo la pelicula con Diego Acuña. También figuran: Jose Yenque, Neil Brown Jr., Delilah Cotto, quien participó en películas como “Empire”, entre otros.

¿Cuál fue el mayor obstáculo que encontraste al hacer “Árida Maldición”?
El frío. El 75% de la película se grabó en el desierto de Lancaster, a unas tres horas de Los Ángeles, con largas jornadas de grabación y temperaturas extremas: cero grados. Nunca me había pasado algo así, habían elementos naturales que impedían concentrarse, la grabación se hizo en medio de la nada. Esas faltas de comodidades básicas hicieron que sea un rodaje intenso y difícil, muy árduo.

¿Realmente es complicado para un actor llegar al mercado norteamericano?
Es bastante complicado, para esos papeles pequeñísimos debes pasar por una serie de cástings y competir con muchos actores… Hay una burocracia interminable y todo es tan industrial que terminas haciendo las cosas por hacerlas, para que cobre tu agente, tu representante…., porque sino les generas dinero pierdes representación y sin eso, no eres nadie. A mí me agotó, y eso coincidió con la propuesta para producir.

¿Fue un cambió drástico estar del otro lado?
Sí, pero me gustó muchísimo. Había perdido un poquito las ganas de actuar originales que tenía y las recobré volviendo al teatro, hice un año de teatro fantástico. Yo creo que lo industrial tiene un límite, en muchas facetas creo que la industria del cine en Los Ángeles reúne muchas cosas de las más feas de la humanidad, de la condición humana.

¿Qué cosas por ejemplo?
A la falsedad, la falta de lealtad, codicia, avaricia, a verte como un producto solamente, a la deshumanización, al aprovechamiento de los sueños del otro. Es un ambiente bastante menos glamoroso de lo que la gente considera, y con esto no quiero tirarle mala onda a nadie.

Con la experiencia que has tenido, ¿qué recomendarías a quienes persiguen el mercado norteamericano?
Soy de los que piensan que las cosas hay que verlas por uno mismo. Si es el sueño de alguien, que lo persiga. Lo que te he dicho son sensaciones mías.

El mercado de cine norteamericano te decepcionó, pero imagino que también te dio alguna satisfacción.
Claro que sí, una de ellas fue haber podido compartir una escena con Leonardo Di Caprio y con Clint Eastwood en la película “J. Edgar”. Tuve un papel chiquititio, enano, en un set cerrado, pero para mí fue muy importante, sumamente emocionante.

¿Cómo dirige Clint Eastwood?
Es especial, para empezar no hay gritos en el set, se te acerca, pero no grita. Muchas veces está rodando la cámara sin que nadie sepa, es increíble.

¿Qué sueños persigues ahora?
Quiero volver a hacer cosas que a mí me gusten, quiero hacer cosas aquí. Finalmente ya he hecho cinco películas afuera.

La peruana Silvana Arias también triunfa en Estados Unidos. ¿La conoces?
La conocí en Miami, le va muy bien, se quedó por un poco de ser una de las Ángeles de Charlie, estuvo cerca de conseguir el papel (la actriz estadounidense Minka Kelly se quedó con el personaje).

¿Qué pesa más a la hora de hacer un cásting para el cine norteamericano?
Muchas veces es el físico, también la amistad… Cuando vas a una agencia lo primero que te preguntan es qué roles puedes interpretar, pues para la industria solo puedes interpretar ciertos personajes, ellos te ven de cierta manera. Es una cosa bien parametrada y eso termina agotándote.

¿Alguna vez eso te frustó?
Constantemente me sentía frustrado. Cuando vas conociendo más gente y alternando los mismo sitios, conoces la banalidad que existe y te das cuenta de que el cine gringo es menos glamoroso de lo que parece. Estoy muy decepcionado de Hollywood.

¿Algún actor ha influenciado en ti o en tu trabajo?
Sean Penn, Jack Nicholson , Marlon Brando, sobre todo a este último, que revolucionó el arte de actuar en el siglo XX. De los jóvenes me gusta Ryan Goslin , Leonardo Di caprio, que es meticuloso en lo que hace, es específico, es alucinante como rompe un personaje.

Christian Meier es uno de los peruanos que busca llegar a Hollywood, ¿crees que lo logre?
El público latino en Estados Unidos a él lo reconoce, y eso es bastante. Tiene un gran camino ganado, si él quiere lo puede lograr.

¿Y Stephanie Cayo?
Conozco a un poderoso director que la conoce y una vez me habló de ella. Stephanie tiene todas las condiciones para llegar a Hollywood, pero como no tiene el look latino, no compite con el actor latino, por ello necesita hablar inglés perfecto. Eso pasa conmigo, yo tampoco compito con el actor latino.


Tags relacionados

Cine

Actor

pelicula