Ben Stiller y Eddie Murphy se unen en "Robo en las alturas"

Actores interpretan a un trabajador y un ratero que buscan recuperar el dinero perdido en una gran estafa. Se estrena el 1 de diciembre

JOSÉ GABRIEL CHUECA
Especial para El Comercio

NUEVA YORK. En lo alto de la Torre Heist –un rascacielos en la carísima zona de Columbus Circle, en Nueva York– vive Arthur Shaw (Alan Alda). Desde su ‘penthouse’, este amo de las finanzas de Wall Street contempla el Central Park y trata a los empleados del edificio como su propiedad. El jefe de seguridad de la torre es Josh Kovaks (Ben Stiller), un joven honrado que todas las mañanas, y junto con otros miles, toma el metro desde su Queens natal hasta su trabajo en Manhattan.

La vida se desarrolla con normalidad hasta que, un día, una agente del FBI (Téa Leoni) irrumpe en la torre para arrestar a Shaw por estafar a cientos de inversores. Entre las víctimas más pequeñas están los propios trabajadores del edificio: Kovaks pensó que era buena idea poner en el fondo de inversión de Shaw el dinero para el retiro de todos. Así, el joven conserje (Casey Affleck), el ama de llaves (Gabourey Sidibe) y los demás empleados se ven en el más completo desamparo.

Kovaks decide entonces cobrarse él mismo las deudas suya y de sus amigos y convoca a un grupo de trabajadores, a un vecino en bancarrota (Matthew Broderick) y a un escandaloso ladrón de poca monta de su barrio (Eddie Murphy). Así comienza el cronometrado robo de un botín cuya existencia ni siquiera es segura, en un lujosísimo rascacielos de Nueva York, bajo la vigilancia del FBI y a vista y paciencia de los miles de asistentes al desfile por el Día de Acción de Gracias. ¿Logrará el ladrón robarle al ladrón?

FUE PURA COINCIDENCIA
La conferencia de prensa de “Robo en las alturas” (Tower Heist) se realizó en un hotel cercano a la Torre y Hotel Internacional Trump, el edificio perteneciente al millonario Donald Trump, que fue usado como locación para la película. Los archiconocidos actores Ben Stiller y Eddie Murphy, el director Brett Ratner y el productor Brian Grazer se apresuraron a negar cualquier coincidencia con el movimiento Occupy Wall Street, que desde setiembre exige cambios en la política de Estados Unidos con respecto a su poderoso corazón financiero.

“Nosotros no planeamos el movimiento [en Wall Street] y los rumores de que son parte de la promoción de la película no son ciertos”, dijo entre risas Ratner. “Eddie [Murphy] nos propuso contar la historia de un grupo de trabajadores que se convierten en ladrones. Si hay alguna referencia, sería al Caso Madoff”, dijo aludiendo al inversionista Bernard Madoff, responsable del mayor caso de fraude de la historia de EE.UU.

FILME NEWYORKER
Buena parte de la película fue filmada en las calles de Nueva York. La estación del metro de Columbus Circle es la que está cruzando la pista desde la torre Trump y el desfile del Día de Acción de Gracias organizado por la tienda Macy’s, que forma parte de la ambientación, fue el verdadero desfile, para cuya filmación se usaron 20 cámaras. “Cuando uno filma en Nueva York, es un error despejar la calle. A las personas no les importa que uno esté filmando una película”, dijo Ratner.

En pos del realismo, también participaron en algunas tomas empleados verdaderos del edificio Trump. “Una vez, Jerry Seinfeld me dijo que vivir en Nueva York es duro y que por eso le gustaba, porque lidiar con las condiciones de la ciudad, con el invierno, por ejemplo, modela el carácter de las personas y la forma en que estas interactúan”, dijo Stiller, residente de Nueva York, igual que Téa Leoni y Alan Alda.

Stiller dijo que “Tower Heist” –cuyo nombre procede de la palabra ‘heist’, que significa gran robo y se refiere también al género de películas sobre atracos planificados– “no pretende ser una comedia sino ser una película realista”. “Cuando la hicimos no estaba pensando en ser más gracioso que Eddie Murphy”, añadió.

UN BUEN MALO
La película es divertida gracias a un elenco que incluye, entre otros, al famoso Matthew Broderick, Gabourey Sidibe, Casey Affleck, a la bella y fuerte Téa Leoni y a Alan Alda, quien resulta un villano de excelente calibre.

Alda y Leoni se mostraron a favor de los manifestantes en Wall Street. “Esta es una película estilo Robin Hood”, explicó Téa Leoni, quien interpreta a una agente del FBI con un estilo muy particular de hacer su trabajo.

Sobre su personaje, Alda señaló que le simpatizaba. “Pero con este sujeto en especial no es difícil porque todos entendemos a una persona que solo quiere plata –agregó–. Es un estafador, el tipo de gente a la que no le interesan los demás, solo el dinero de los demás, el tipo de persona que piensa: tú no necesitas tu plata, no importa que me la lleve porque igual no vas a saber qué hacer con ella, en cambio yo puedo tener un departamento enorme, puedo tener importantísimas obras de arte en mi casa, puedo hacer maravillas, yo merezco tu plata”. Un verdadero malo.

Ficha
Dirección: Brett Ratner.
País: Estados Unidos. Año: 2011.
Actores: Ben Stiller, Eddie Murphy, Casey Affleck, Alan Alda, Matthew Broderick, Stephen Henderson, Judd Hirsch, Téa Leoni, Michael Peña, Gabourey Sidibe, Nina Arianda, Marcia Jean Kurtz, Juan Carlos Hernández.