Bruno Odar, protagonista de “Octubre”, confiesa qué se esconde tras sus personajes

El actor peruano estelariza la reconocida cinta de los hermanos Daniel y Diego Vega. El filme llega a nuestras pantallas este jueves

Bruno Odar, protagonista de “Octubre”, confiesa qué se esconde tras sus personajes

Por: Rodrigo Bedoya Forno

Para Bruno Odar, la verdad es lo primero, lo que un actor debe transmitir siempre. “¿Para qué transmitir una falsedad si nadie te va a creer?”, señala. Y Bruno, con 25 años actuando, algo debe saber.

Pues bien, aquí algunas verdades: Odar es el protagonista de ‘Octubre’, la cinta de los hermanos Daniel y Diego Vega, que llega a nuestra cartelera este jueves 7. “Octubre” obtuvo el premio del jurado en el Festival de Cannes, en la sección Una Cierta Mirada. Y (quizá la verdad más importante) “Octubre” es una buena película, que tiene un tono, un ritmo y un color que resultan distintos para una cinematografía como la peruana. La película permite ver a dos directores con una visión muy particular. Y con un humor negro que va invadiendo las situaciones más cotidianas.

“Yo conocí a Daniel Vega el 2003”, comenta Odar. “Me convocaron a una miniserie y Daniel era asistente de dirección. Y dos o tres años antes de la filmación (que fue el 2009), los hermanos vinieron y me dijeron que querían que yo hiciera el papel protagónico”, señala.

Es así que Odar llegó a ser Clemente, el personaje principal de “Octubre”. Un prestamista parco, serio, malhumorado, que habla lo justo y necesario y cuya vida cambia con la llegada de una bebe a su casa, fruto de su relación con una prostituta. Es a partir de esa situación que comienza a relacionarse con Sofía (Gabriela Velásquez), una devota del Señor de los Milagros que le cuidará a la niña. Y también con Don Fico (Carlos Gassols, cuya actuación le valió un premio en el festival de Vladivostock, en Rusia), un viejo que sueña con rescatar a su esposa, postrada en la cama de un hospital.

Lo que más le interesó al actor del personaje fue el hecho de que era alguien muy distinto a él. “Me gustó mucho la posibilidad de construcción del mundo interno del personaje. No habla mucho y casi todo se basa en acciones. Los directores justamente querían que reluciera la mente del personaje a través de sus miradas y sus acciones, lo que llevó a que hiciera un trabajo de revisar cada escena y ver qué pasaba momento a momento con el personaje”, explica Odar, quien tiene un método específico para acercarse a sus personajes. En “Octubre” funcionó de maravillas.

Más información:
El trabajo del pensamiento