Claudia Llosa filmará su tercera película en el 2012

Desde la Berlinale para El Comercio, la reconocida cineasta peruana anunció que ya tiene listo el guion

Claudia Llosa filmará su tercera película en el 2012

MILAGROS LEIVA GÁLVEZ
Enviada especial

Berlín. “Cuando tuve mi guion terminado de “Madeinusa” sentí que la única que pondría dinero para apostar por mi película era mi madre. Tuve que escribir muchos ensayos, muchas presentaciones, tuve que hablar con mucha gente, con muchos productores y no fue fácil porque yo no conocía a nadie en el mundo del cine. Una vez que se abrió una puerta seguí tirando porque yo sí creía en mi historia”. Le han pedido a Claudia Llosa recordar sus inicios, cuando no había ganado el Oso de Oro de la Berlinale, cuando no había sido nominada al Óscar. Le han pedido que cuente cómo era cuando solo tenía un guion terminado y ni un solo dólar de presupuesto para filmar. Con sus respuestas directas y extensas la directora peruana ha demostrado a los jóvenes cineastas del mundo que sigue siendo la misma chica apasionada que solo quiere narrar.

Llegar al Talent Campus de la Berlinale es un sueño para cualquier persona que quiere dirigir, escribir o producir una película. Son siete días de seminarios y charlas con los mejores directores del mundo y los asistentes son jóvenes seleccionados por el cortometraje que presentan. Este año una de las cineastas invitadas para dar una charla es Claudia Llosa. Le pidieron explicar cómo se hace para convertir una idea en una película ganadora y una hora duró la conversación. Al final del encuentro la encontramos detrás del escenario contestando a un periodista turco. Claudia siempre tiene unos minutos para atender a los periodistas, más si son del Perú, pero solos unos minutos su agenda es una de las más recargadas del festival. No por gusto fue la estrella de la Berlinale en el 2009.

¿Cómo ha sido tu regreso a Berlín después de dos años?
Estoy viviendo unos días increíbles, me he encontrado con mucha gente y estar en un ambiente tan creativo me pone feliz. El Festival de Berlín tiene una energía muy fuerte y es un privilegio disfrutarla.

¿Quién triunfa en la Berlinale tiene la carrera asegurada?
Para nada, un triunfo no garantiza nada. He visto actores muy famosos, consagrados en un festival que luego desaparecen con el tiempo. Y también al revés, gente que no fue afanosa y en el último tramo despega y nadie la detiene. Creo que uno siempre debe tener distancia de los llamados triunfos, sino puedes marearte.

¿Llegó a presionarte el Oso de Oro? Aquí eres un mito entre los directores latinos.
Yo creo que coincidieron muchas cosas en un momento dato, estuve en el momento preciso. No me creo superior ni nada. El cine es un mundo muy frágil y desde el primer momento tienes que aprender que el éxito incluso puede limitarte y restringirte. Yo agradezco y respeto el honor de haber ganado en Berlin, pero sé que tengo que pisar tierra.

Pero imagino que “Madeinusa” fue una presión para “La Teta” y ahora esta es una presión para tu tercera película…
Por supuesto y por eso pienso que uno tiene que volver siempre al inicio, a recordar porque entré en el mundo del cine. Yo tengo la necesidad de decir algo y quiero mantener esa honestidad, yo no quiero trabajar en mi tercera película pensando en los resultados. De hecho cuando filme ‘La Teta’ yo no sabía lo que íbamos a lograr, filmar todos los días ya era un premio de la vida. Quiero mantenerme en esa posición.

¿Y qué sientes cuando te dicen que has inspirado a muchos jóvenes en el Perú?
Yo creo que el cine peruano siempre ha estado allí y lo bueno es que ya venció sus propios temores. El problema era que no teníamos vasos comunicantes con las generaciones anteriores, pero el cine peruano ha tenido grandes éxitos antes que “La Teta”. Lo bueno es que ahora estamos en un solo ritmo, están “Octubre”, “Contracorriente”, ahora Rosario García-Montero con “Las malas intenciones”. Estamos por un excelente camino.

¿Ya terminaste tu tercer guion?
Estoy a punto de terminarlo gracias a Dios, esta película me plantea otros retos en la cabeza, quiero trabajar otro tipo de narrativa y en eso ando. Si todo sale bien el 2012 estaré filmando.

Imagino que ahora los productores te persiguen…
Ja, ja, ja. La verdad es que no creo que las cosas estén aseguradas, yo parto de que en la vida nada es seguro, de hecho cada día es un regalo y así lo tomo. Ahora estoy en el momento creativo, imaginando las escenas, los personajes, los actores, estoy feliz.

Cuéntame tu secreto para no marearte. Te veo sencilla, sin poses.
Te digo la verdad. No le doy importancia a las cosas que no tienen importancia, tengo la suerte de estar rodeada de gente con la que he hablado mucho de todo lo ocurrido. He procesado todo de una manera tranquila. Además tengo una especie de suerte atávica porque cuando ocurría todo lo del Óscar, por ejemplo, yo estaba siendo madre y un hijo siempre te trae a tierra. La maternidad es lo mejor que me ha pasado. La vida es mucho más que un éxito. En el tema profesional lo único que busco es que al finalizar mi tercera película yo la vea y me diga esto es lo que quería contar. Nada más.

¿Y cuán cerca del Perú te sientes ahora?
Siempre me he sentido muy cerca, siento el apoyo de la gente, de la prensa, el cariño es recíproco. El Perú está conmigo todo el tiempo aunque viva en Europa. En este sentido me siento muy afortunada. Y gracias a Dios mi trabajo me permite pasar temporadas largas en Lima.

¿Ya te encontraste con Magaly Solier?
Ya nos vimos, hemos cenado juntas. Ya vi “Amador” y qué te puedo decir. Yo soy su fan, es una película conmovedora, muy bonita. Magaly es una actriz cautivadora y estoy segura que seguirá ofreciendo más registros a lo largo de su carrera. Me encanta ver cómo va creciendo como persona y profesional, me gusta que siga manteniendo su honestidad.

¿Y lograste ver la película de Rosario García-Montero?
Nooooo, todavía cuando llegué a Berlín ya se había estrenado. Sí te digo que todos me han hablado maravillas de ‘Las malas intenciones’, espero que a la película le vaya muy bien. Ese es mi mayor deseo.