Estreno nacional en 3D hoy: "Lars y el misterio del portal"

La cinta dirigida por Eduardo Schuldt promete romper las taquillas nacionales. Cuenta la historia de un niño que descubre un portal hacia otro mundo

RODRIGO BEDOYA FORNO

La imaginación de un chico de 12 años siempre será intensa y entusiasta. Lars, como muchacho de esa edad, no puede evitarlo. Por eso, se imagina en un avión. Un avión que, de pronto, comienza a ser atacado por una serie de monstruos. Y en el que no queda ni un solo pasajero. El colmo de cualquier persona a la que no le guste volar hecha realidad en la mente de este chico, antes de darse cuenta de que todo es simplemente un sueño.

Con esa escena comienza ‘Lars y el misterio del portal’, nueva cinta de animación peruana que tiene una importante novedad: es la primera película nacional que se estrenará en 3D. El proyecto, que demoró tres años en realizarse, finalmente alcanzará buen puerto hoy, que llega a las salas. Y que, desde el saque, nos mete de lleno en la aventura con esa primera escena en el avión. Una escena que nace de la incomodidad que siente Eduardo Schuldt, director de la película, cada vez que se sube a uno. “Yo quería hacer una película que a mí me gustara ver”, explica el cineasta, quien cuenta en su filmografía con “Piratas en el Callao”, “Dragones: destino de fuego” y “El delfín: la historia de un soñador”. Justamente, la base de “Lars…” es alejarse lo más posible de esta última cinta. “‘El delfín’ es más pausada, con un mensaje muy claro. A mí, por el contrario, me gustan más los videojuegos y las películas de terror”, añade reconociendo las principales influencias de la película.

La cinta se debe, en gran parte, a la alianza de Schuldt con Diego Quijano, gerente general de Target TV, empresa de la que Raúl Romero es uno de los principales accionistas. “Este proyecto es como un sueño”, afirma Quijano, quien se excusa porque no recuerda qué película fue la que lo llevó a ver su abuela y que hizo que se volviera fanático del cine de animación: si “Fantasía” o “Bambi”. Productor y cineasta hicieron un sueño posible con esta película: ser niños de nuevo.

VIDEOJUEGOS Y MÁS
Schuldt se reconoce como un fanático de los juegos de video y del cine, pasiones que quiso plasmar en la historia de Lars, un joven de 12 años que llega a un nuevo y misterioso colegio, en el que se esconde más de un secreto. Junto a sus nuevos amigos, Bárbara y J., Lars descubrirá que, en el recinto, hay un portal que lleva a un mundo muy peligroso, de donde salen terribles criaturas. Ese será solo el comienzo de una aventura que ninguno de los tres olvidará.

“La película es lo que a mí me hubiera gustado vivir en un videojuego o en un sueño: mucha acción, poder disparar en un bosque enorme o en una biblioteca, vivir una aventura a lo Indiana Jones, a lo Rambo, a lo ‘Aliens’, que me gustaron muchísimo, y que las exprimí para este filme”, explica el cineasta, quien, después de “Piratas en el Callao” y “El delfín”, considera que esta es, de lejos, su película con más acción.

Justamente, dedicarse a hacer una cinta de acción animada es todo un reto. Un reto que Schuldt siempre quiso asumir. “Pero no nos daba el tiempo y el presupuesto, porque hacerlo es más caro y complicado”, explica. Sin embargo, desde los primeros bocetos de las escenas, el cineasta pudo ir creando el ritmo de la cinta, que finalmente pudo plasmar en la pantalla grande y con todo el poder que ofrece el 3D.

LA VIDA EN EL COLEGIO
“Lars…” es una película sobre un grupo de ‘nerds’: sobre Bárbara, una chica en apariencia superficial pero que resulta ser una genio científica; sobre J., un chico que siempre parece hacer el chiste incorrecto en el momento incorrecto; y sobre Ado, quien tiene la capacidad de leer la mente. “Hoy en día, ser ‘nerd’ es popular”, explica Schuldt. “Y Lars es el buen tipo que se adapta a unos y a otros. Siempre hay en el colegio ese buen tipo al que no le gusta el abuso y se lleva bien con todos”, explica Diego Quijano, productor de la cinta, y quien también se dio el gusto de insertar una de sus obsesiones en el filme: su pasión por el fútbol se ve retratada en una pichanga en la que los ‘nerds’ le ganan a los matones del colegio. “Sobre todo, que el tema del ‘bullying’ está tan presente; les quisimos dar una lección al matoncito del colegio”, puntualiza Schuldt.

La película se toma muy en serio la creación de los monstruos contra los que el grupo se tiene que enfrentar. “Yo, de niño, veía películas de terror y me parecían fascinantes”, cuenta Schuldt. “Y los monstruos tenían que impresionar a los chicos que van a ver la cinta”, explica. “Si ellos se burlaban de los monstruos, no lográbamos el objetivo”, añade Quijano.

“Lars y el misterio del portal” es un homenaje al cine de géneros, al fútbol, a los ‘nerds’, a los monstruos que nos hicieron saltar de chicos. A lo que Schuldt y Quijano querían al tener 12 años, solo que en 3D. Volvamos, junto con ellos, a ser niños nuevamente.

FUENTE DE TRABAJO
Schuldt y Quijano ya preparan una secuela para el filme. Su realización dependerá de alcanzar en la taquilla una meta que se han trazado.

EL DATO
Schuldt y Quijano ya preparan una secuela para el filme. Su realización dependerá de alcanzar en la taquilla una meta que se han trazado.