"El Hobbit": ¿Quién es quién en la Tierra Media de Tolkien?

A propósito del estreno de “El hobbit”, te presentamos una guía práctica para conocer a los personajes que verás en la segunda parte de la película de J.R.R. Tolkien

MARILIA PASTOR (@altoalacensu)
Redacción Online

Con el estreno de “El hobbit: la desolación de Smaug” el universo de J. R. R. Tolkien vuelve a estar en boca de todos. Pero ¿no tienes la menor idea de qué es un hobbit? ¿Te confundes entre elfos, humanos y enanos? ¿Nunca habías oído hablar de un istari? No te preocupes, acá te brindamos una guía útil sobre los principales seres de la Tierra Media.

Para comenzar, hay que señalar que el escritor británico introdujo un Dios para su universo llamado Eru o Ilúvatar. Él es el creador de la Tierra Media y de todas sus criaturas. A su vez, vive en compañía de Ainur y Maiar (seres espirituales a los que se les puede comparar con ángeles). Algunos jugarán un importante papel en sus obras. Teniendo esto claro, vamos con la lista.

ELFOS
“Serán los más hermosos de todas las criaturas terrenas y tendrán y concebirán y producirán más belleza que todos mis hijos y de ellos será la mayor buenaventura en este mundo. Pero a los Atani (hombres) les daré un nuevo don”, escribió Tolkien en “El Silmarillion”.

Los elfos fueron los primeros hijos de Ilúvatar. Ellos nacieron durante la noche por eso siempre han amado la luz de las estrellas. De los Ainur que fueron a la tierra (llamados Valar) aprendieron un sinnúmero de oficios y habilidades. Particularmente, les fascinan las lenguas, los escritos, el bordado, el dibujo y el tallado.

En el inicio, se reconoció a tres elfos Ingwë, Finwë y Elwë (reemplazado por su hermano Olwë) como representantes ante los Valar. Sus pueblos serían los más conocidos y cada uno presenta características especiales.

Ingwë: rey supremo de todos los elfos y líder de los Vanyar. Del Valar Manwë aprendieron la poesía y el canto. Son conocidos como los hermosos elfos.

Finwë: su pueblo fue conocidos como los Noldor. Son los más hábiles y grandes artesanos especialmente con las gemas. Tienen una gran sed de conocimiento y también son fieros luchadores. Ellos inventaron el alfabeto Sarati y los anillos de poder. Pero tienen un gran defecto: son muy orgullosos. Mayormente tienen ojos grises y cabellos oscuros

Olwë: es el líder de los Teleri. Por sobretodo aman el mar por ello son grandes constructores de barcos.

Por ejemplo, Galadriel es descendiente directa de los tres linajes principales.

Ahora bien, hay otros grupos de elfos como la de Elwë. Él se convirtió en el rey Elu Thingol y gobernó Beleriand. De su línea desciende Elrond. A los compatriotas de Thingol se les llamó Sindar. Además de ellos hay otros grupos de elfos.

Lo que los diferencia principalmente de los humanos es que no mueren de forma natural. Su vida está ligada a la del mundo. Pueden fallecer si son asesinados o si los consuma una gran pena.

HUMANOS
También son llamados Edain o Atani (el segundo pueblo). Nacieron cuando se elevó el sol por primera vez. Se convirtieron en los discípulos de los elfos; pero a diferencia de ellos son más frágiles y vulnerables a las armas, de curación más difícil, envejecen y mueren. Ese es el don que les concedió Ilúvatar.

Existen tres casas principales entre los hombres.
Casa de Bëor el Viejo: se asentaron en Dorthonion. De su descendencia nació Aragorn. Lucen cabellos oscuros o castaños y ojos grises. Son parecidos a los Noldor. De mentes inquisitivas, manos hábiles, rápido entendimiento y buena memoria.

Casa de Haleth: se establecieron en Brethil donde habitaban los bosques. Son más bajos y menos curiosos que los de la Casa de Bëor. De pocas palabras, no les gustan las grandes aglomeraciones por ello prefieren la soledad. La mayoría son orgullosos.

Casa de Hador: vivieron en Dor-lómin. Son personas altas, de aspecto guerrero, de cabellos dorados y ojos azules. Mayormente fuertes, listos, resistentes y audaces. Rápidos tanto en el enfado como en la risa.

Además de los descendientes de estas Casas existen otras tribus del este.

ENANOS
Mira una de las escenas de los enanos en El Hobbit

Son los hijos adoptivos de Ilúvatar. Aulë, uno de los Valar, ansioso por la llegada de los elfos y humanos los creó. Pero, por mandando de Eru, se esperó hasta después del nacimiento de los elfos para que los enanos (o naugrim) despertaran.

“Serán para ti como hijos y a menudo habrá disputas entre los tuyos y los míos, los hijos de mi adopción y los hijos de mi elección”, se lee en “El Silmarillion”.

Aulë lo creó fuertes e inquebrantables por eso son duros como la piedra. Empeñosos, soportan el trabajo, el hambre y los dolores mejor que cualquier otro ser vivo. Son muy hábiles en la minería y arquitectura. Su estatura es entre 1.20 m. y 1.50 m. Todos tienen barba, tanto hombres como mujeres, y el cortársela significa la mayor vergüenza. Pocas veces han sido corrompidos por el mal. Sus armas preferidas son el martillo y el hacha.

Existen siete padres de los enanos; pero no mucho se conoce de ellos. El principal es Durin quien fundó Khazad-dûm. De su linaje desciende Thorin ‘Escudo de roble’ que es el líder de la compañía de enanos en “El hobbit: la desolación de Smaug”.

Además de Durin, había dos enanos que fundaron las Casas de los Nalgudos y los Barbas de Fuego en los reinos de Belegost y Nogrod, respectivamente. Los cuatro restantes estaban ubicados en el este; pero no se hace grandes referencias a ellos.

HOBBITS
Mira algunas escenas de los hobbits

Están emparentados con los hombres. Pero, principalmente, se diferencian por su baja estatura (miden entre 60 cm. y 1.20 m.), la gran vellosidad que crece en el empeine de sus pies y las orejas ligeramente puntiagudas. Principalmente son rollizos dado su gusto por la buena comida que no baja de seis platos al día. Aman la cerveza y fumar en pipa, arte que ellos mismos crearon.

“Los hobbits son parientes nuestros [humanos]: están más cerca de nosotros que de los elfos y aún que los mismos enanos. Antiguamente hablaban las lenguas de los hombres, adaptadas a su propia modalidad, y tenían casi las mismas preferencias y aversiones que los hombres. Mas ahora es imposible descubrir en qué consiste nuestra relación con ellos. El origen de los hobbits viene desde muy atrás, de los Días Antiguos, ya perdidos y olvidados”, se cuenta en el prólogo de “El señor de los anillos”.

Antes de establecerse en la Comarca, los hobbits se dividían en tres ramas; pero las diferencias entre ellos ya no son tan evidentes.

Albos: con la piel y los cabellos claros, más altos y delgados. Les gustaban mucho los árboles y los bosques por lo que preferían la caza. Hábiles con el lenguaje y el canto. Eran más cercanos a los elfos.

Pelosos: tenían la piel más oscura y eran un poco más pequeños por lo que siempre vivían en cuevas y túneles. Se llevaban bien con los enanos.

Fuertes: como su nombre lo dice, eran los más fuertes, con pies y manos más grandes. Además, eran los únicos con algún rastro de barba.

ISTARI
Mira algunas escenas de Gandalf, uno de los Istari

Los más conocidos son Saruman y Gandalf. Ellos son Maiar que fueron enviados en la Tercera Edad (durante la que se desarrolla “El señor de los anillos”) para ayudar a las diferentes razas en su lucha contra Sauron. Su aspecto es el de hombres ancianos y pocos conocían su verdadera naturaleza.

Saruman el Blanco era el de mayor poder y jefe del Concilio Blanco. Fue corrompido por Sauron.

Gandalf el Peregrino Gris fue elegido para esta misión por su humildad y sabiduría. Al llegar a la Tierra Media le entregaron el anillo Narya (uno de los anillos de poder creado para los reyes elfos) para infundir valor en las personas. Sintió especial apego por los hobbits.
Radagast el Pardo. Se interesó más en los animales y las aves que en la tarea encomendada.

Alatar y Palando, los Magos Azules. Fueron al este y no aparecen en las historias de la Tierra Media.