Hoy se inicia el prestigioso Festival Internacional de Cine de Berlín

Hasta el 20 de febrero, la Berlinale tendrá a divos de Hollywood como a público común, en sesiones de gala o en funciones que podrían ser de cine de barrio

Hoy se inicia el prestigioso Festival Internacional de Cine de Berlín

BERLÍN [EFE/DPA/EL COMERCIO] El Festival Internacional de Cine de Berlín ocupará los titulares de los próximos días por sus grandes estrenos, sus esperados premios y las glamorosas apariciones de estrellas.

La Berlinale ya tendió su alfombra roja para la gran apertura del festival que se inaugura hoy y que hasta el próximo 20 de febrero verá desfilar a divos de Hollywood como a un público común, ya sea en sesiones de gala o en funciones que podrían ser de cine de barrio.

El festival abrirá sus puertas en gran forma con el western “True Grit”, de los hermanos Joel y Ethan Coen, y con Jeff Bridges, candidatos a los Óscar en las categorías de mejor película, mejor director y mejor actor, respectivamente, entre las 10 nominaciones que ostenta el filme.

El director de la muestra, Dieter Kosslick, ha estado de cita en cita, tras recoger en el aeropuerto a la presidenta del jurado, la actriz y directora italiana Isabella Rossellini, mientras en las taquillas se agolpaba el público que había “acampado” en las inmediaciones con anticipación en busca de una entrada.

Dice Kosslick que “La Berlinale ha vivido siempre y seguirá viviendo aupada por el ciudadano común, berlinés o visitante, que se lanza por sus entradas con una pasión que da al festival un ambiente que no tiene ningún otro en su género y categoría”. En palabras de su director, el carácter de festival “para el público” diferencia a la Berlinale de Cannes y Venecia, sus congéneres europeas, que son mucho más elitistas, a lo que se suma el hecho de que se celebra en una capital con más de tres millones de visitantes, lo que no ocurre en sus rivales francesa e italiana.

CINES DE BARRIO
No todo es alfombra roja. También habrá felpudos y esteras, otra de las incorporaciones acuñadas por Kosslick. Se trata del Cine de Barrio-Berlinale Goes Kiez, modalidad que llevará, por ejemplo, “Tropa de Élite 2”, segundo filme del brasileño Jose Padilha sobre la guerra de las favelas, a salas repartidas por los distritos de la capital alemana. También ahí tiende el festival su alfombra roja, apodada en ese caso la ‘Matte’ –estera o felpudo–, al igual que en los restantes cines, fuera del Berlinale Palast, donde discurren las sesiones.

Cada cine tendrá su alfombra, alfombrilla o felpudo rojo, como se la quiera llamar, y todo aquel que haga cola tendrá acceso a una entrada, tanto en los puntos de venta anticipada –con tres días de antelación– como en el propio cine, el día de la proyección.

Existe también en los estrenos del Berlinale Palast la modalidad de entrada “último minuto” o localidades a mitad de precio que salen a la venta media hora antes del pase, en función de las plazas que hayan quedado disponibles o a devoluciones de última hora.

PLATAFORMA GLOBAL
Además del glamour de las estrellas, estará el de los negocios, ya que el festival intentará seguir afianzándose como una gran plataforma global de la industria audiovisual. El European Film Market (EFM) de la Berlinale, que funciona como un sistema de comunicación y negocio de la industria cinematográfica internacional, contará en esta ocasión con Madonna, que presentará en él los primeros minutos de su nueva película. Según los organizadores, la artista no tiene previsto ningún encuentro con la prensa y solo acudirá al evento.

El EFM propone este año 38 proyectos de más de 620 participantes provenientes de 25 países, entre los que se encuentran España, Argentina, Italia y Alemania. Cerca del 40% de todos los proyectos presentados es de su cine, así como el atractivo del país como lugar de producción y rodaje.

En la edición del 2010 y con los éxitos obtenidos en los últimos años con películas como “La nana”’, de Sebastián Silva, o “La buena vida”’, de Andrés Wood, acudió con 12 empresas que abrieron vías para lograr la comercialización de sus producciones en el mercado europeo y encontrar socios para coproducciones internacionales.

Hasta el próximo 20 de febrero, la Berlinale tendra a divos de Holliwwod como a público común, en sesiones de gala o en funciones que podrían ser de cine de barrio