Morgan Freeman, otra estrella que fracasa en su incursión gastronómica

Luego de 10 años, el actor tuvo que cerrar su restaurante. Su socio dijo que “el negocio nunca produjo ganancias”

Morgan Freeman, otra estrella que fracasa en su incursión gastronómica

En el año 2001, Morgan Freeman decidió invertir un poco de su fortuna en un negocio especial. Pese a que nunca estuvo ligado al rubro culinario, el actor abrió un restaurante junto a su amigo Bill Luckett.

Así nació el Madidi Restaurant, un restaurante de comida francesa con estilo americanizado, ubicado en el estado de Mississippi. La carta de vinos, una de las más exclusivas de la zona, era una de las características principales del local.

Mal que bien el negocio andaba aunque cada cierto tiempo los rumores de un posible cierre llegaban a la prensa. Sucede que la inversión inicial fue millonaria y a pesar de haberse hecho de un público importante. Las cifras a fin de año no terminaban de cuadrar.

Así fue que en diciembre del 2011, el actor y Luckett decidieron dar por terminada su sociedad. La última cena se realizó el último miércoles, en donde se ofreció un menú de lujo a manera de despedida.

El restaurante nunca produjo dinero, para nosotros nunca fue una cuestión de dinero”, señaló Luckett, candidato demócrata a gobernador de Mississippi en 2011.

Según informó Europa Press Freeman reconoció que “ni Luckett ni él tuvieron tiempo suficiente para gestionarlo y ha achacado el cierre del establecimiento a graves problemas de liquidez”.

Agradecemos a todos aquellos que cenaron con nosotros a lo largo de los años. El éxito no siempre se mide en beneficios. Existe una satisfacción en ayudar a tu comunidad y ofrecer a la gente algo a lo que no están acostumbrados”, señaló el restaurante en un comunicado.