Presidenta de Conacine: "'La teta asustada' no debe quedar solo como una bonita anécdota"

Rosa María Oliart espera que el gobierno cumpla con el presupuesto asignado por ley. Más educación y más dinero son los pilares para volver a alcanzar el éxito de la película de Claudia Llosa

Por: José Puga

“Claudia Llosa”:http://elcomercio.pe/noticia/444492/claudia-llosa-magaly-solier-llegaron-lima-participar-premios-oscar ha instado al gobierno a que cumpla con la actual ley de cine. ¿Hay voluntad del Estado de cancelar su deuda pendiente, de más de 40 millones de soles, con Conacine?
El pago de la deuda es algo imposible que suceda. Ya cuesta mucho trabajo que cumpla con el presupuesto anual. Nos estamos acercando a la cifra que la ley exige y que ronda los 7’500.000 soles. Tras el fenómeno de La teta asustada es necesario que la ley se cumpla para que no quede como una bonita anécdota.

En México y Argentina se producen unas 60 películas al año. Acá solo un promedio de seis. ¿Cómo podemos aplicar un modelo parecido en el Perú?
Es triste, pero es cierto. Ahora, Argentina produce esa cantidad de películas, pero no estrena ni el 20% de ellas. Hay capacidad de producción, pero no de exhibición. Se tiene que ver el cine como un conjunto de procesos. Obviamente, México nos supera por mucho.

“La teta asustada” ha demostrado la necesidad de un buen “lobby” para llegar a los escenarios más exigentes. ¿Cómo planea repotenciar Conacine su escueto concurso de distribución y exhibición?
Las cifras son pequeñas porque el presupuesto que nos da el Estado es pequeño. No es una inconsciencia por parte de Conacine, solo sabemos que nuestros premios son ínfimos en términos económicos. Calcula Ibermedia que una película latinoamericana cuesta casi 400 mil dólares. Nosotros entregamos solo 150 mil dólares.

¿Cree que la futura ley de cine debería incluir una cuota de pantalla como se exige en Argentina y Francia?
No lo creo, porque estamos en una economía de libre mercado en la que ese tipo de presiones los legisladores no las quieren avalar. El exhibidor tiene la libertad de poner la película que considere más rentable.

Pero, más allá de la lógica comercial, el cine también enriquece nuestra identidad como país.
Es un proceso en el que el público tiene que aprender a consumir películas peruanas. No podemos competir con Hollywood, pero sí podemos alcanzar a tener una distribución más digna.

¿Cree que el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo debería ser incluido en la cadena de promoción del cine peruano en el extranjero?
Eso sería genial. Para “La teta asustada” Conacine solo pudo gestionar con Prom-Perú y la cancillería un “lobby” porque no teníamos ni un sol para aportar. Sin eso, “La teta asustada” no habría tenido la importancia que tuvo. Además, la experiencia en Los Ángeles nos ha ayudado a entender el “know-how”.

Más allá del fondo Ibermedia, ¿han pensado buscar acuerdos bilaterales con otros países para promover coproducciones? El 80% del capital de “La teta asustada” era español.
Hemos tenido una reunión con CNCine de Ecuador y hemos logrado un acuerdo bilateral para buscar fórmulas de coproducción. Lo bueno es que ahora hay más capital peruano, lo que significa menos verticalidad en el plano creativo.

Muchos cineastas jóvenes no saben cómo conseguir financiamiento en el extranjero. Pocos son los que tienen la red de contactos y el “know-how” que manejan cineastas formados en el extranjero como Claudia Llosa o Javier Fuentes-León.
Es absolutamente cierto. Viendo ese forado en la formación de nuevos directores hemos gestionado talleres ante la Agencia de Cooperación Internacional Española (Aecid). Uno sobre comercialización de productos audiovisuales en el ámbito mundial con Octavio Nadal y el otro de “pitching”, que es como empezar a movilizar un proyecto desde cero. Las fechas las daremos a conocer este año.

¿Cómo convencer a universidades e inversionistas privados para crear escuelas de cine?
Es muy difícil porque no es rentable. La empresa privada solo entra por canje en los proyectos y para las universidades una escuela de cine es sumamente cara. Con la Universidad de Lima estamos gestionando una serie de diplomas en guion y dirección. Lo caro es lo técnico, pero debemos apoyar las óperas primas.

LAS CIFRAS
US$20 mlls. es la cifra aproximada que maneja el Incaa para promover el cine argentino.

S/.4,2 mlls. es el presupuesto que actualmente administra Conacine para promover filmes peruanos.

5% de las películas provincianas consiguen financiamiento en el concurso extraordinario de proyectos de largometrajes de Conacine.

LA LEY DE CINE
“Queremos el consenso”
Frente a la posición de Conacine con respecto a los dos proyectos en pugna por la nueva ley de cine, Oliart señaló que permanecerán neutrales. Esto a pesar de que la canalización del 50% del impuesto municipal cargado a los exhibidores podría significar ingresos por millones de dólares para impulsar el cine peruano. En el plano de colocar al Perú como una locación atractiva para filmaciones de Hollywood, tal como acaba de hacer México al inyectar exoneraciones tributarias hasta por 20 millones de dólares, Oliart dijo que Prom-Perú crea una comisión para impulsar un plan similar.