Se estrena "Duro de matar 5": ¿Por qué John McClane puede salvar tu San Valentín?

Ver a un héroe de ficción como el de esta película agarrándose a balazos con los malos de turno puede no ser romántico… ¿o sí?

Se estrena "Duro de matar 5": ¿Por qué John McClane puede salvar tu San Valentín?

ÁNGEL HUGO PILARES (@angelhugo)
Redacción online

Esta es una cuestión personal. ‘Duro de matar’ me ha salvado del aburrimiento de las navidades atiborradas de películas bíblicas que duran como mínimo dos horas. Hoy, que se estrena la quinta parte de la saga del policía neoyorquino que cae siempre en el lugar equivocado, confío en que hará que me olvide de los globos rojos y de la miel que anda circulando en el aire.

1. Porque las salas pueden estar vacías. Abre el periódico y mira la cartelera de hoy: hay películas románticas por montón, dramas históricos y filmes de animación, por si algunos quieren sacar al niño que llevan dentro este día. ¿Pero muchos irían a ver una película repleta de balas y acción? Difícil. Así que si lo que quieres es evitar las largas colas, aprovecha.

2. Porque es un tipo romántico. No es broma. En la primera película de “Duro de matar”, Bruce Willis hace de John McClane, un policía de Nueva York que debe rescatar a su esposa de un edificio lleno de terroristas en Los Ángeles. Ambos están separados y no se han divorciado aún por sus hijos. Al final de la película, un McClane ensangrentado abraza y besa a Holly (Bonnie Bedelia) como si fuera la primera vez. Esa película está ambientada en Navidad y un tipo que lucha hasta casi morir en estas fechas siempre termina siendo un ícono.

3. Porque tiene algo de desamor. Para los que se incluyen en el rubro de los grinch del Día de los Enamorados, ‘Duro de matar’ también muestra el divorcio más largo de la historia del cine. En la segunda película, John McClane sigue casado, pero en la tercera anda separado y, en la cuarta, aparece brevemente una pantalla con sus datos en el que dice que está divorciado. Su hija lo odia y su hijo… bueno, eso es lo que veremos ahora.

4. Porque te enseña qué no hacer con tu pareja. La temática romántica está presente en todas las “Duro de matar”. A medida que va perdiendo el pelo, Bruce Willis pierde a su esposa. Él es un tipo duro que no abre sus sentimientos hacia ella y que se resiste a llamarla para arreglar las cosas. ¿La consecuencia? Es un hombre divorciado, que sigue sufriendo. Pese a que es capaz de matar a más de una decena de terroristas para demostarle cuánto la quiere.

5. Porque alguien tiene que hacerlo. John McClane es un héroe resignado que se enfrenta a ejércitos terroristas película a película, pero que al acabar cada filme y empezar el siguiente, vuelve a ser el tipo cuyas hazañas nadie recuerda. Cualquier villano temblaría el enfrentarse a él, pero en sus récords apenas se menciona el incidente en el edificio Nakatomi de la primera película y una breve aparición en una edición de la revista “Time” a finales de la década de los ochenta. El héroe sin gloria dice, en la versión 4.0 de la película, la única frase que define su motivación para combatir el mal: “Alguien tiene que hacerlo”. Por eso mismo es que puede salvarte este 14.

6. Porque tiene miedo. La primera “Duro de matar” se concibió como una secuela de la mítica “Commando” donde Schwarzenegger iría al rescate de su hija. Pero McClane no es John Matrix: le enferman los espacios cerrados porque combatió en las trincheras de Vietnam y detesta las alturas desde que se lanzó de la azotea del dichoso edificio Nakatomi donde se iniciaron sus aventuras. Sin embargo, siempre hay algo que lo obliga a vencer esos temores. Como cuando uno se le declara a la novia.

7. Porque no es un tipo perfecto. Al perder a su esposa, John McClane está a solo dos pasos de ser un alcohólico (“A solo uno”, replica él). Tiene una lengua capaz de callar hasta al más pintado y problemas con la autoridad. Nadie recuerda sus actos heroicos y no ha rehecho su vida a pesar de la separación. Si eres un desenamorado, alguien así seguro va a levantarte la moral.

8. Porque suelen ser buenas películas de acción. Ninguna de las Duro de matar es nominable al Óscar porque las películas de disparos y matanzas no son candidatas así nomás (tienen que ser tan buenas como Django Unchained, mínimo). Sin embargo, las “Duro de matar” han sido, con sus altas y bajas, algunas de las mejores películas de acción que se han hecho, respetando las reglas y los estereotipos que, obviamente, estas tienen.

9. Porque… Yippee-kai-yay La memorable frase vaquera de John McClane aparece una sola vez en cada película. En la primera, mientras Hans Gruber, un terrorista, lo acusa de ser un americano que creció viendo películas de John Wayne. En la segunda, cuando hace explotar un avión usando un encendedor. En la tercera, tras destruir un helicóptero que llevaba al malo de turno. Y en la cuarta, cuando se disparó a sí mismo para asesinar a su némesis. No sé qué pueda tener que ver con el Día de los Enamorados, pero esperar para ver en qué complicada circunstancia va a decirlo vale la pena.

10. Porque es 14 de febrero. Y la verdad, nunca me han gustado estas fechas.