Todo sobre la tercera película que prepara Fabrizio Aguilar

Esta vez el director explora la relación entre un vigilante, una anciana y una adolescente. La cinta podría estrenarse en octubre o noviembre

Todo sobre la tercera película que prepara Fabrizio Aguilar

RODRIGO BEDOYA FORNO

Un barrio residencial. Un parque, unos edificios. Y alguien que está ahí, observándolo todo. Alguien como el Guachi. Él es el vigilante de la zona, al que todos ven pero nadie nota. Él está acompañado por su soledad. Hasta que conoce a Trini y a Tesla. La primera es una anciana. La segunda, una adolescente de 15 años. Las dos tan solas como él. Y con diciembre del 2012 y la paranoia del fin del mundo como telón de fondo.

Y qué mejor lugar que la urbanización La Aurora, en Miraflores, para ambientar una historia así. Ahí se filma “Lima trece”, la tercera película de Fabrizio Aguilar con la que busca desmarcarse un poco de “Paloma de papel” y “Tarata”. “Ya no quería tocar una historia que tuviera un tema político o social. El Perú actual tiene historias contemporáneas y personajes con los cuales puedes reconocer su espacio, su soledad o su extraña interacción”, explica el cineasta.

La tranquilidad del barrio residencial donde se graba la cinta no va con lo alocado que puede ser un rodaje. Pero el lugar resulta ideal para captar la melancolía que transmiten esos personajes solitarios. Una melancolía que, en pleno rodaje, es rota por algunos cohetecillos que quedan de la resaca navideña. Gajes del oficio de hacer cine.

Pero eso no interrumpe la concentración de Ubaldo Huamán, el famoso ‘Cholo Cirilo’, quien tiene su primer papel protagónico con esta cinta interpretando a Guachi, un personaje que Aguilar concibió observando al vigilante de su cuadra. “Creo que la fuerza de la película está en la soledad de los tres personajes. Se sienten solos y buscan calmar de una forma u otra ese sentimiento”, explica el actor, conocido por sus papeles cómicos, pero que aquí hace drama. “Yo he hecho teatro popular, y he estado en festivales y talleres, lo que me ha permitido aprender mucho”, señala.

JOVEN TALENTO
Kani Hart tiene algo de tristeza en sus ojos. Lo vimos en “Las malas intenciones”, interpretando a Jimena, la joven y enferma prima de Cayetana de los Heros. Y ahora caracteriza a Tesla, una adolescente de 15 años con una relación problemática con su madre, y que encuentra tanto en el Guachi como en Trini una razón para vivir.

“Ella es impulsiva, ha pasado por cosas que le molestan y tiene la rabia adentro”, explica la joven actriz, quien en su segunda participación en el cine tuvo que aprender a decir mucho sin hablar. “Ninguno de los personajes muestra cómo se siente, hay muchas miradas y gestos, y creo que eso a la gente le puede gustar bastante”, señala.

Élide Brero completa el reparto de una cinta que tiene a Lima, la ciudad de los contrastes, como protagonista. Unos contrastes que –como señala Aguilar– se ven en ese barrio residencial donde el solitario vigilante observa a sus vecinos, aunque ellos no lo vean. Así son los seres solitarios, con los cuales muchas veces la empatía es inmediata. Nunca, como en “Lima trece”, el fin del mundo resultó tan melancólico.

DURO RODAJE
Un filme hecho con austeridad
Fabrizio Aguilar decidió encarar “Lima trece” casi sin presupuesto, al no obtener ninguno de los premios a los que postuló. “Sin embargo, yo le tengo fe al proyecto, e hicimos un cálculo para ver lo mínimo con el que podíamos hacer la cinta”, explica el cineasta, a quien el presupuesto le alcanza para filmar y editar la cinta en una computadora. “Después hay que tratar de levantar fondos que permitan completarla”, añade. La película comenzó a rodarse el lunes 19 de diciembre y terminará en la segunda quincena de enero. La idea es estrenar entre octubre y noviembre de este año, aunque eso dependerá de los fondos. “Buscamos que el estreno de la cinta agarre la onda navideña”, explica Aguilar. Ojalá que esos deseos se conviertan en realidad.


Tags relacionados

Cine

Cine peruano

Fabrizio Aguilar