Anne Hathaway y James Franco interpretarán musical de “Grease”

Productores de los Óscar contrataron a los actores como anfitriones de la ceremonia para atraer a la próxima generación de audiencia cinematográfica

Youtube

Cuando la cortina suba el domingo para la ceremonia número 83 de los premios de la Academia, los productores de la gala esperan reconectar a la audiencia con la historia de Hollywood y usar la tecnología y nuevas plataformas para atraer a los fans más jóvenes.

Los productores Don Mischer y Bruce Cohen contrataron a James Franco, de 32 años, y a Anne Hathaway, 28, para ser los anfitriones de la ceremonia, y durante la semana ambos han publicado videos bromistas en internet mostrando cómo desarrollan su “entrenamiento” de presentadores e intentan evitar fallas en sus atuendos.

En uno de los videos, imitaron a John Travolta y Olivia Newton John con una canción del musical “Grease”.

Esta es la primera vez en la historia de los Óscar que un hombre y una mujer se convierten en co-anfitriones, y Hathaway es la presentadora más joven que ha tenido la ceremonia.

SE BUSCA UNA AUDIENCIA MÁS JOVEN
Cohen y Misher insistieron en que su primer objetivo al contratar a Franco y Hathaway no era intentar atraer a audiencias más jóvenes. Pero conforme se fue desarrollando el proceso, la juventud de los anfitriones naturalmente llevó a ideas que apuntaban a este grupo demográfico.

“Mientras organizábamos la ceremonia, naturalmente se nos fueron ocurriendo ideas que van en esa dirección”, sostuvo Cohen. “Todos creemos que es algo muy emocionante. Esta es la próxima generación de audiencia cinematográfica”, agregó.

En los últimos años, los telespectadores de la gala de los Oscar han ido decreciendo, aunque se trata del segundo programa más popular de la televisión estadounidense a nivel anual.

La audiencia del año pasado fue la mayor en cinco años y llegó a 42 millones de telespectadores, pero buena parte de ello se debió a la popularidad del nominado a Mejor Película “Avatar”, que logró atraer a fans más jóvenes.

DISCURSOS ESPONTANEOS
Los productores y organizadores de la ceremonia de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas usualmente sólo brindan algunos detalles de la gala, y el viernes fueron especialmente escuetos en la información.
Un elemento que sí discutieron fue la ausencia de escenarios elaborados y el uso de tecnología contemporánea: Twitter, Facebook y cámaras entre bastidores y la alfombra roja.

Cohen sostuvo que una meta era conectar a las audiencias con lo que las hace amar a las películas en primer lugar. Por ejemplo, cuando se entrega el Óscar a la mejor Película de Animación, la ceremonia recordará la primera estatuilla dada en esta categoría, para “Shrek” en el 2001, mostrando imágenes del escenario de cuento de hadas que presentó.

“Con suerte, los hará divertirse y proveerá un contexto emocionante para los Oscar”, comentó Cohen.

Un elemento que los productores esperan evitar son los largos y aburridos discursos con demasiadas “gracias” leídas palabra por palabra por las estrellas, que miran sus notas y pedazos de papel.

“Ellos quieren ver que la gente se emocione o se conmueva”, afirmó.


Tags relacionados

Cine

Oscar

Anne Hathaway

James Franco