Alejandro Sanz celebró en Twitter la victoria azteca: "Viva México, cabrones"

El cantante también aseguró que se rapará la cabeza si España gana el Mundial

Alejandro Sanz celebró en Twitter la victoria azteca: "Viva México, cabrones"

Alejandro Sanz es un conocido fanático del fútbol. Y como buen ‘twittero’, sigue por Twitter los partidos del Mundial. Pero esta vez no se refirió a la selección española, sino que que comentó la reciente victoria de México frente a Francia.

“Viva México cabrones…”, escribió el cantante en su página de dicha red social, en la que, durante el partido, figuró como Trend Topic la frase “Pinche Árbitro”; pero una vez finalizado el encuentro, la frase que colmó la web fue justamente la que emitió el intérprete.

Por otro lado, el artista vivió con desilusión la derrota de España ante Suiza en su debut en el Mundial de Sudáfrica, pero aún alberga la esperanza de que la Roja gane la competición y él deba cumplir su promesa de afeitarse la cabeza.

“Ojalá que España gane el Mundial y yo tenga que raparme al cero”, dijo el artista, y se mostró totalmente decidido a cumplir su promesa: raparse el pelo si la selección española campeona en Sudáfrica 2010.

Sanz, que el próximo mes iniciará una gira por Estados Unidos, explicó que el miércoles siguió atentamente el debut de la selección española en el Mundial y que, tras la amarga derrota, se puso en contacto enseguida con algunos de los jugadores para transmitirles “todos los ánimos del mundo”.

“Les mandé un mensaje a Iker Casillas y Sergio Ramos. Les di muchos ánimos. Lo que hay que hacer es apoyarlos. Ahora es cuando hay que estar con ellos, más que nunca”, dijo el conocido cantante, quien aseguró que los jugadores le respondieron que están “jodidos, pero con ganas de salir el próximo partido y demostrar lo que son”.

El cantante, reconocido aficionado futbolero y uno de los personajes públicos que más apoya a la selección, aseguró además que la decepción en España es hoy “increíble” y lamentó que la derrota del miércoles demuestre que el fútbol juega en ocasiones “muy malas pasadas”.