Andrea Montenegro afronta problemas legales con el padre de su hija

La actriz señaló que Abel Rodríguez no cumplió con el acuerdo de alimentos, pues se retrasó en algunos pagos. “No es una demanda por inasistencia”, explicó

Andrea Montenegro afronta problemas legales con el padre de su hija

La relación que mantiene actualmente Andrea Montenegro con el padre de su hija, el actor cubano Abel Rodríguez, es distante. La actriz peruana señaló que inició un proceso legal contra el actor cubano debido a que este no cumplió con el acuerdo de alimentos al que llegaron en la conciliación de separación.

“Mi hija tiene padre y madre, no es una niña abandonada ni mucho menos; no ha sido desasistida por su padre, ella lo adora y él es una persona que se merece mi honra y gratitud. El hecho de que tengamos un problema económico no quiere decir que lo vaya a denigrar como ser humano”, declaró la actriz peruana a eltiempo.com.

Aclaró que la demanda que le entabló a su ex pareja, no es por inasistencia económica, sino por unos saldos que no se pagaron a tiempo ni de forma adecuada.

“No es una demanda por inasistencia propiamente. Cuando se hizo la separación llegamos a un acuerdo conciliatorio de alimentos y visitas donde quedaba todo bien reglamentado para la protección de la niña. La demanda en este momento realmente es por unos saldos, el proceso tiene un nombre de cobranza ejecutiva. Él siempre ha respondido por la niña, solo que en los últimos dos años se hizo de una manera discontinua, entonces simplemente la idea es llegar a un punto de equilibrio donde se pueda sostener el compromiso”, remarcó la actriz.

EMBARGO
Según informa el referido diario colombiano, como medida preventiva, el juzgado ha optado por embargarle al actor cubano una parte de su dinero. Al respecto, Andrea señaló que su fin es llegar a una conciliación y de ninguna manera aprovecharse de la situación.

“En un momento se hizo un embargo de una cifra de dinero. Por el mismo proceso la amistad en este momento se ve interrumpida, pero en ningún momento se trata de albergar rencores. Infortunadamente, en el momento en que esta situación se presentó no pudimos llegar a un acuerdo”, señaló.

“Lo correcto, creo, es hacer las cosas al derecho. No estoy pidiendo nada fuera de lo normal, solo estoy reclamando un derecho que me asiste como madre y protegiendo el bienestar de la niña, que en este caso no solo depende de mí. La intención era usar las medidas correctas para no volver a vernos en esta situación otra vez. La idea es llegar a una conciliación”, subrayó.