Bob Dylan y cinco discos indispensables

Este martes 11 de setiembre sale a la venta “Tempest”, el nuevo álbum del prolífico compositor. A propósito del lanzamiento, recordamos algunas de las placas más destacadas de su vastísima discografía

Bob Dylan y cinco discos indispensables

Tres años después de la publicación de Together Through Life y Christmas in the Heart, Bob Dylan presentará “Tempest”, su trigésimo quinto álbum de estudio.

Bajo el seudónimo de Jack Frost, Dylan vuelve a asumir el rol de productor en una placa compuesta por diez temas entre los que destacan “Roll on John”, una elegía para John Lennon y “Tempest”, la canción que da nombre al disco y que desarrolla (en 14 minutos y con mención a Leonardo Dicaprio incluida)una particular teoría acerca del hundimiento del Titanic.

Y mientras una parte de la crítica especializada califica a “Tempest” (que ya puede ser escuchado a través de Internet) como una de las obras maestras de Bob Dylan y otra parte se pregunta si se trata de su último álbum (por la alusión a la despedida literaria de William Shakespeare con “La tempestad”), aquí recordamos cinco discos indispensable del genio de Duluth.

1. HIGHWAY 61 REVISITED
Publicado por Columbia Records en junio de 1965, este álbum reafirmó, tras una primera experimentación con el disco Bringing It All Back Home, el alejamiento de Dylan de las canciones folk que grabó en los inicios de su carrera. Ese mismo año, se verían las primeras reacciones ante el cambio en el Newport Folk Festival, donde el músico sería abucheado por la audiencia al presentarse con guitarras eléctricas. El álbum contiene canciones como “Like a Rolling Stone” y “Ballad of a Thin Man”. A propósito de este disco y su conversión al rock and roll, Dylan conversó extensamente en una emblemática conferencia de prensa realizada en diciembre de ese año en la ciudad de San Francisco.

2. BLONDE ON BLONDE
Publicado en mayo de 1966, este disco, que inicialmente se iba a llamar “I Want You”, es considerado como el primer álbum doble en la historia del rock. La duración de las canciones (Sad Eyed Lady of the Lowlands, por ejemplo, dura 11 minutos con 43 segundos) obligó a que el material fuera editado en dos LP’s. En una entrevista de 1978 citada por la revista “Rolling Stone”, Dylan dice de este álbum: “es lo más cerca que he estado del sonido que oigo en mi mente”.

3. BLOOD ON THE TRACKS
Publicado en enero de 1975, las canciones de Blood on the Tracks están inspiradas en la separación de Dylan de Sara Lownds, su esposa durante 12 años y la madre de Jakob Dylan, el vocalista de la banda The Wallflowers. La composición del álbum le tomó a Dylan aproximadamente dos meses. Bob se sentía tan orgulloso de lo escrito, que presentó los temas a sus amigos (entre ellos, Mike Bloomfield, David Crosby and Graham Nash) en una sesión privada. Tangled Up In Blue, If You See Her, Say Hello y “You’re Gonna Make Me Lonesome When You Go” son algunas de las canciones que se desprenden de este álbum.

4. BRINGING IT ALL BACK HOME
Publicado en marzo de 1965, este disco está dividido en dos partes: una eléctrica y una acústica. Según dijo Dylan en el documental No Direction Home, de Martin Scorsese, el título del álbum hace referencia a la “Invasión británica” de rock and roll en Estados Unidos en la que las bandas inglesas toman el rock norteamericano para hacer su música (The Beatles y The Rolling Stones han inspirado su sonido en músicos como Elvis Presley, Buddy Holly, Chuck Berry, etc). La cantante Joan Báez presenció parte del proceso de creación de este disco y destacó la concentración de Dylan. “Bob estaba en la esquina de la habitación en su máquina de escribir bebiendo vino tinto, fumando y tipeando por horas y horas. Cuando llegaba la noche, se despertaba, gruñía, tomaba un cigarrillo y volvía a escribir otra vez”.

5. THE FREEWHEELIN’ BOB DYLAN
Publicado en mayo de 1963. Con tan solo 22 años, Dylan cambió la manera de escribir canciones en los Estados Unidos con temas como Masters of Wars, Don’t Think Twice, It’s All Right y la inmortal Blowin’ in the Wind. Días después del lanzamiento del disco, Dylan sería invitado a hacer su primera aparición en televisión en el programa de Ed Sullivan interpretando Talkin’ John Birch Paranoid Blues. Cuando los productores le dijeron que esa canción era “inaceptable” y que debía tocar otra, Dylan optó por retirarse fortaleciendo su imagen de figura contestataria. La portada de este disco también es digna de mención, pues es una de las más famosas del músico: aparece junto a su novia Suze Rotolo caminando en la esquina de Jones Street con West 4th Street en Greenwich Village, Nueva York, pocos metros después del apartamento donde la pareja residía.

Ahora cuéntanos, ¿cuál es tu disco favorito de Bob Dylan?