Bono se reunió con Dilma Rousseff y lamentó tragedia en Río

El cantante llegó a Brasil para realizar tres recitales en el estadio Morumbí, de Sao Paulo, en el marco de su gira “360 grados”

Bono se reunió con Dilma Rousseff y lamentó tragedia en Río

El líder del grupo de rock irlandés U2, el vocalista Bono Vox, se reunió hoy en Brasil con la presidenta Dilma Rousseff, a quien transmitió su pesar por la tragedia que castigó este jueves a Río de Janeiro, donde un ex alumno asesinó a 12 niños y adolescentes en una escuela antes de suicidarse.

“Es un día muy triste para Brasil”, expresó Bono, según relatos de participantes del encuentro, durante el cual el líder del U2 defendió el compromiso de todos los gobiernos en la lucha contra el sida y por la erradicación de la pobreza externa.

“En condición de padres, estamos todos tristes. Es muy difícil sentirlo, pues uno piensa en sus propios hijos”, dijo después el vocalista, en un rápido contacto con la prensa.

Bono reveló que, tras la charla con la mandataria, participó de un rezo por las víctimas de la masacre en la capilla del palacio Alvorada la residencia oficial de la Presidencia, conjuntamente con Rousseff y con los demás integrantes de U2: “Fuimos a la capilla, donde mantuvimos algunos minutos de silencio y reflexión. Ella (Rousseff) estaba muy triste”.

BONO, PREOCUPADO POR LA POBREZA
Los integrantes del U2 permanecieron en total tres horas en el palacio Alvorada, donde almorzaron con la mandataria. Según Bono Vox, Rousseff habló sobre la lucha contra la corrupción y sobre los programas brasileños de combate a la pobreza y, pese a destacar sus éxitos, dejó en claro que es necesario avanzar más.

“Ella siente que hay mucho más que avanzar en Brasil y entiende que muchos otros países están mirando ahora hacia Brasil”, dijo el líder de U2.

El cantante, quien es uno de los creadores de la Fundación ONE, dedicada a acciones humanitarias en África, manifestó además su interés en conocer los programas brasileños de combate a la pobreza.

GRAN EXPECTATIVA
Según la policía militarizada, unos 100 admiradores se concentraron cerca de la residencia oficial de la Presidencia, el palacio Alvorada, para esperar a los integrantes de U2, quienes fueron festejados con gritos al llegar a la sede del gobierno en Brasilia.

Rousseff fue la segunda gobernante brasileña en recibir al líder de U2, quien en 2006 se entrevistó con el entonces presidente Luiz Inacio Lula da Silva.
La flamante mandataria también recibió recientemente en Brasilia a otra gran estrella de la canción internacional, la cantante colombiana Shakira, quien le presentó los proyectos de su Fundación Alas dedicada a ayudar a los latinoamericanos pobres y le regaló una guitarra autografiada.

Bono y sus compañeros de U2 llegaron hoy a Brasil procedentes de Buenos Aires, para realizar tres recitales en el estadio Morumbí, de Sao Paulo, en el marco de su gira “360 grados”.