Una charla con Joe Cocker, la voz del rock

El legendario cantante conversó con El Comercio. Tiene muchas ganas de llegar a Lima y no solo nos cantará sus mejores temas, sino que también ¡buscará semillas de tomates!

Una charla con Joe Cocker, la voz del rock

RAFAEL VALDIZÁN
EL COMERCIO

Antes de colgar el teléfono, me dijo que estemos listos para rockear. Y esa última frase que me dejó Joe Cocker sirvió para confirmar que uno puede ser un rockero toda la vida. No importa que el cuerpo nos demande esfuerzos adicionales o que nuestras facciones se alteren con el paso del tiempo. El rock and roll camina a nuestro lado. El cantante inglés es una prueba de ello. Una prueba que Lima tendrá a la mano el 13 de marzo, en el Jockey Club del Perú.

Siempre me inquietó lo peculiar de tu voz, que además es tu marca registrada. ¿Amas tu propia voz tanto como tus fans?
Bueno, no soy de esos tipos que cantan solo por el show. No siento la urgencia de cantar en todo momento. Pero al mismo tiempo siento que si no salgo –a veces me tomo un par de meses de descanso–, ahí sí que siento la necesidad de salir y desfogarlo todo. Vengo haciendo esto desde hace 45 años y ya es parte de mi vida.

No puedo evitar hablar de Woodstock. De hecho, tu actuación fue uno de los momentos más intensos del festival. ¿Qué rercuerdas del show?
En ese tiempo trabajaba con el grupo The Grease Band; procedíamos de Inglaterra, de barrios bajos, y en solo dos años todo se volvió una locura –era el pico de los tiempos hippies, del “paz y amor”–. Podía sentir cuándo un gran show estaba por llegar, y cuando llegó, me di cuenta de que nadie estaba preparado para algo así. Yo sobrevolé el lugar en helicóptero y vi toda esa muchedumbre. Bajé del helicóptero y fui directamente al escenario, donde la banda ya estaba lista para tocar. Cuando terminamos, recuerdo haber mirado de nuevo al público, eran miles. Y la lluvia empezó a caer. Fue realmente una vivencia muy especial.

No he tenido oportunidad de escuchar tu más reciente disco, “Hard Knocks”, pero quisiera saber del proceso creativo y de los resultados finales…
Está la canción del mismo nombre, “Hard Knocks”, que tuvo buena acogida en Europa; tenemos una pieza de Mitch Allen, llamada “Unforgiven”, que también ha sido un éxito… En esta ocasiónno he incluido muchos ‘covers’; de hecho solo hay uno de las Dixie Chicks, llamado “I Hope”. Pensé que sería bueno que fuera así, pues la gente siempre espera que haga versiones de todo. Ahora estoy trabajando en un nuevo disco. Y creo que no voy a incluir ningún ‘cover’ ahí.

*¡Qué bueno! *
(Ríe).

Justo estaba por preguntarte sobre los ‘covers’. Creo que la mayoría de ellos son muy superiores a las versiones originales. ¿Por qué crees que sucede así?
Bueno, siempre he tratado de hacer las versiones distintas a las originales. A veces funciona. Creo que el de “With a Little Help from My Friends” fue excepcional porque los arreglos son totalmente diferentes a la versión de los Beatles. Claro que no hago eso siempre. Hay temas como “Summer in the City” [de Lovin’ Spoonful] y “You Can Leave Your Hat On”, que es una canción de Randy Newman, y no son tan distintos a los originales. Lo que me gusta es dar vueltas sobre las canciones.

*Es bien sabido que el legendario Ray Charles te nombró su único y verdadero discípulo. ¿Qué significa Ray Charles para ti? *
Yo amo a Ray y es increíble que él dijera eso. No hace mucho vi un video
del Antibes Jazz Festival en Francia, de 1961, en blanco y negro, con Ray ahí; y me emocionó tanto como la primera vez que lo vi. No solo influyó mucho en la música soul como la conocemos hoy en día, sino que también hizo gospel, rock and roll y R&B. Recuerdo haberlo visto en 1963, cuando vino a Sheffield, y fue genial. Y aún es mi principal influencia.

¿Y qué otras influencias tienes?
Bueno, cantantes como Donny Hathaway, Marvin Gaye, Aretha [Franklin]…

Con respecto al show que veremos, ¿nos podrías adelantar algunas canciones? Seguramente te pedirán que cantes “With a Little Help from My Friends”, “Now That the Magic Has Gone”, “Unchain My Heart”, etc.
Sí, de eso se trata. Yo aprendí, en todos estos años, que es mejor para la gente escuchar los hits. Así que también haremos “You are so Beautiful”, “Feelin’ Alright”; todas ellas, canciones fáciles de reconocer. Solo incluiré un par de temas del “Hard Knocks”.

Aparte de la música, ¿qué otras cosas te gusta hacer?
Mi mayor pasión, además de la música, es hacer crecer tomates. (Risas). Y sabes que los tomates tienen su origen en Sudamérica. Así que cuando esté ahí, buscaré
algunas buenas semillas. Sé que esto resulta algo extraño, sobre todo para un músico de rock and roll, pero llevo más de veinte años haciéndolo.