Daniel F y su nuevo libro: "Perú no tuvo ídolos rockeros de talla mundial"

Músico lanza su cuarto publicación, ‘Por las olvidadas raíces del punk rock’, donde toca el tema de la mitomanía del fanático peruano

Daniel F y su nuevo libro: "Perú no tuvo ídolos rockeros de talla mundial"

ÓSCAR GARCÍA

A Daniel F no le gustan los mitos. En 1995, el reconocido músico decidió rearmar Leusemia, su banda de los 80 desactivada 10 años antes, para grabar un disco. ¿Qué buscaba? Demostrarle a los numerosos cultores de la rumorología en el Perú que eran solo un grupo de rock y no el tótem que adoraban en los corrillos under. A la mierda lo demás: asesinando el mito, fue el elocuente título. “Yo hice barbacoa con Leusemia, porque no me interesa preservarme por unos pergaminos. Prefiero que me respeten por el trabajo que hago ahora, no por lo que hice hace 10 o 20 años”, reflexiona con su estilo de siempre.

En esa tradición iconoclasta, Daniel Valdivia (que así se apellida), está por lanzar Por las olvidadas raíces del punk rock (Kipuy Ediciones, 2013), su cuarto libro, que amenaza con sacar roncha desde el subtítulo: “Guía práctica contra los lanzadores de bolas de nieve”. El punto de partida es un mito bastante extendido y que ha sido causa de inflamados orgullos patrios en los últimos tiempos: que la banda peruana de los 60 Los Saicos, aquella del estribillo “echemos abajo la estación del tren”, es la responsable del nacimiento de la corriente punk rock en el mundo, tesis que intentara demostrar un documental reciente y un libro aparecido en España.

Has dicho que este libro sacará roncha. ¿Por qué?
Creo que puede sacar roncha entre la gente que defiende una serie de mitos con respecto al rock peruano, de los que escribo en este libro. Hay aficionados a la movida local que, como ven que nuestra escena está muy maltratada, que no tiene quizás el lugar que se merece, prefieren inventarse un pasado que nunca existió. Perú no tuvo ídolos rockeros de talla mundial, reconocidos afuera, como sí pasó en Argentina con Spinetta, o en México. Acá han preferido inventárselos. Al final es un síntoma de un autoestima muy baja, creo.

¿Desde cuándo se inicia esta mitomanía del rockero peruano?
Lo primero que recuerdo en este tema de los mitos es lo que pasó a fines de los 70 e inicios de los 80, cuando muchos decían que el baterista de Kiss era peruano y que vivía en Breña. Hasta en el programa de Gerardo Manuel se hablaba del misterio del baterista de Kiss peruano, y muchos decían, “manya, qué orgullo”, pero nada que ver. Otros decían que Melcochita, cuando cantó con Los Yorks (1969), había influenciado a Jim Morrison…, de The Doors. Por eso es que el subtítulo de este libro es una advertencia contra los que lanzan bolas de nieve. Gente que quiere trascender a toda costa, aunque sea mintiendo.

Te ocupas bastante de Los Saicos en el libro, una banda que te gusta mucho. Has hecho covers de ellos, sin embargo discrepas con quienes dicen que su música, surgida en 1964, sería el primer alarido punk en el mundo.
Los Saicos son nuestra banda emblema y yo les tengo mucho cariño, pero eso no nos debe llevar a sostener cosas que no son. Los Saicos no son los primeros punk, y ellos mismos lo han dicho. Ellos aparecen en una época en la que el rock & roll ya había contado con bandas de música fiera, con sonido vitriólico, sucio, letras políticas y sociales: The Sonics, The Who, The Troggs, Them. Todo eso ya existía. La raíz del punk rock viene de mucho antes del surgimiento del rock & roll, como pongo en el libro. Hay vínculos con los anabaptistas del siglo XVI, el movimiento situacionista del Siglo XX. El punk bebe de todo ello.

¿Demolición de Los Saicos no es una canción punk?
Demolición es lo menos punk que hay. Es un surf, es un go-go bastante tranquilo. Creo que el tema “Come On”, también de Los Saicos, si quieres, es punk. De hecho, podría ser el tema más punk que se haya hecho en la historia de este país.

En Lince, el distrito de Los Saicos, hay una placa colocada por un ex alcalde que dice “acá nació el movimiento punk rock en el mundo. Fue develada en el 2004, cuando se le hizo un homenaje al grupo. ¿Qué fue eso?
Eso fue un acto de oportunismo político clarísimo. El problema ahí es quién le ha aconsejado a ese alcalde que ponga eso. El mito se consolida más con la aparición en España del Diccionario de Punk y Hardcore, de la revista Zona de Obras, que incorporan esto de que con Los Saicos empezó el punk en el mundo, tomando información errada que otros peruanos proporcionaron.

Lee la entrevista completa en la edición de hoy de ‘Somos’