Un ex Fuckin de vuelta: la nueva propuesta acústica de Pipe Villarán

Tras dejar atrás el proyecto de LongPlayer, el ex miembro de Gx3 y Los Fuckin Sombreros vuelve con otro “más introspectivo y blusero”

DANIEL MEZA
Redacción online

Su nombre es Pipe Villarán, es un compositor introspectivo, un cantante ‘feeling’ y músico ‘blusero’. Integró Gx3, Los Fuckin Sombreros y LongPlayer.

Una Gibson Les Paul y Fender Stratocaster son sus dos guitarras eléctricas engreídas. Luego de lanzar un “Rock n roll combo” (totalmente recomendable) con su última banda y acabar con ella en poco tiempo, Pipe busca reinventarse como solista y hacer un nuevo repertorio musical de su cosecha que lo deje “tranquilo y contento, que me pueda morir mañana y dejar un trabajito bacán, una joyita”.

En estos momentos, su proyecto va viento en popa: se dirige a Estados Unidos para grabarlo con productores y musicólogos gringos e irrumpir en la movida nacional con su nuevo material. Y aquí le traemos un adelanto (vea “Brilliant Disguise” y “Let you down”).

¿Qué fue con LongPlayer ? “Nada. Decidimos acabar. Por mi parte sentí que me estaba repitiendo en cuanto a sonido, a composiciones. Me saturé un poco del rock pesado”, dice Villarán, escondiendo una mirada al vacío tras sus inmensos lentes de sol de rocanrolero nato.

¿Y ahora qué te traes? “Ahora me estoy yendo por el lado más acústico. Más melódico. Baterías más acústicas, mucho blues, mucho rock. Siempre con fuerza. Pero también existe el lado pop. Me gusta que las canciones tengan coro y estrofas. Hay un poco de todo”, explica, aclarando que “siempre me saldrá el rock la música que yo he mamado”. Algo que sí sabe es que el sonido será menos distorsionado que en LongPlayer, donde “teníamos un rock directo, clásico y honesto”.

“¿Si estoy cada vez más lejos de los Fuckin Sombreros? Claro. Los Fucking eran más eclécticos. Francois (Peglau) y yo poníamos las canciones, y entre los dos estilos salían cosas raras y fuera de lo normal. Eso se veía en temas como “Charlespunk” o “Quechuchablues”. Los Fuckin eran bien experimentales”.

En cuanto a la lírica y al ‘feeling’ que le imprimirá en la letra, Villarán Gallaguer saca a relucir su lado introspectivo. Compone letras “más abstractas que objetivas” o escribe sobre la base de un estado de ánimo. “No hablo sobre ‘me llega al pincho que están cerrando la Panamericana Sur’. Yo soy mucho más emotivo, emocional e introspectivo”, sostiene.

Pipe planea sacar un disco con cuatro o cinco temas como máximo. “Ahora con la velocidad que va todo, es suficiente. Con esto planifico un año de trabajo, sacando una cada dos o tres meses y haciéndole su respectivo video. En paralelo, van saliendo más canciones”, explica el músico.

EL INGLÉS
Pipe adelanta que sus nuevas canciones que interpreta muy fresco y cómodo en el video son todas en inglés.

“Canto en inglés, es mucho más fácil y más natural para mí. Es como una segunda lengua y suena mucho mejor para mis canciones. El castellano se me escapa, no me gusta mucho su sonido. Y con todo esto del YouTube y redes sociales el inglés te da mejor exposición y llego a más público. Siento que por ahí va la cosa”, cuenta.

Pero aclara que “no es que tenga algo en contra de la música en castellano. Me encanta Sui Géneris y Nino Bravo y, en mi caso, tras haber hecho 40 canciones en castellano, intentaré con el inglés”.

La explicación la hallamos en sus inicios: Antes de que Pipe pasara por Gx3, los Fuckin y LongPlayer, pasaba su adolescencia escuchando música en inglés: “A mí me marcaron Queen, Cream, Mot the Hoople, esas bandas de los 60 y los 70. De ahí obviamente el jazz, con Matt Davis, Chet Baker, Janis Joplin o Jimmy Hendrix ”. Y con todo este menjunje, una vez pasada la adolescencia, Pipe empezó a crear su propio estilo, su “propio equipaje, que tiene un poquito de todos. A la hora que sale de la guitarra se parece todo pero no se parece a nada. Eso me gusta a mí”.

PROCESO CREATIVO
Para Villarán, al crear temas como “Brilliant Disguise” o ‘Chica A Go Go’ no hay una regla: es primero la música, después la letra, o al revés. Por lo general salen primero unos riffs de guitarra. “Y si me gustan, empiezo a ponerle una voz que acompañe a este ritmo. Y una vez que tengo ya la voz, el ‘bla bla bla’. Una vez que ya tengo la onda, ahí recién comienzo a meter las palabras, pero la canción llega con una carga emocional que más o menos te lleva a lo que vas a escribir”. Es un ducho en la materia. Sabe que si hay algo que lo diferencia de aquel muchacho que ingresó a GX3 en los ochentas, es que ahora “tengo bastante control de mi voz. Compongo enfocado a eso, al rango de mi voz”.

UN AMIGO GRINGO El ex guitarrista de Gx3 y de los Fuckin Sombreros ahora trabaja con una productora neoyorquina que llegó a él sin saber cómo. “Un gringo norteamericano llamado Kieran Kelly vino en verano. Estuvimos en conversaciones desde enero hasta marzo e hicimos muy buena química”, nos detalla. Y al parecer, salió algo muy bueno, porque ensayaron los dos solos el gringo y él con una batería y una guitarra, y así empezaron a salir las canciones. Ahora se irá a los estudios de Kelly en Nueva York a grabar.

“¿Cómo integraré el grupo? Luego de grabar en Estados Unidos, y en base a lo que buscamos, a lo que salga en ese disco, yo buscaré en Lima la gente que conozco. Habrá guitarra, batería, bajo, piano y teclado”, explica al detalle.

LA HERENCIA
El autor de “Vuelves a aparecer” (tema de Gx3), dice por más que lo intente, no podrá renunciar al punk, género que lo vio nacer musicalmente. “Por más que diga que me voy a tirar al lado acústico y que voy a experimentar con otras texturas…siempre voy a ser el mismo a la hora que agarro la guitarra. Siempre tengo ese lado que va a sonar siempre a mí. Solo que voy a cambiar de ropa. El punk siempre. El sentimiento, a la hora de cantar, aflora siempre”, dice con sinceridad.

LA MOVIDA ROCKERA NACIONAL
Villarán cree que la ola de conciertos internacionales afecta a la difusión sus pares nacionales. Recuerda cómo han casi desaparecido los festivales con 10 mil personas, y dice que ya no hay eso y que es “una pena para los que recién comienzan”.

No obstante, está muy al tanto de las producciones nacionales, y se anima a dar nombres de algunos de sus favoritos: “Me gusta mucho lo que hace Laguna Pai, Maku y Francois (Peglau)”.

Muchos se preguntan si se reiniciará a juntar alguna vez el proyecto de los Fuckin considerado por la crítica uno de las mejores bandas nacionales de rock, pero él lo niega. ”De hecho que no. Probablemente nos reencontremos, pero reiniciar el proyecto, ni hablar. Ninguno de los ex integrantes tienen en la cabeza algo así”, finaliza. Más bien, pide a los fans que “ayuden a encontrar un nombre para su nuevo disco”. ¿Qué le recomendarías?