Ex Nirvana recuerdan el "Nevermind" a 20 años de su lanzamiento

Dave Grohl y Krist Novoselic, baterista y bajista de la banda de Kurt Cobain, coincidieron en que el disco fue el fin de la inocencia del grupo

Ex Nirvana recuerdan el "Nevermind" a 20 años de su lanzamiento

Este mes, el disco que puso al rock de Seattle en los charts mundiales alcanza los 20 años: el lanzamiento del “Nevermind”, segundo elepé de Nirvana. Solo tres años después, la llamada voz generacional del vocalista del grupo y compositor de sus canciones, Kurt Cobain, se apagaría para siempre tras el eco del escopetazo con que este se voló los sesos, en su delirio de heroína y bajo una fuerte depresión. Entonces, Dave Grohl, baterista del grupo, y Kris Novoselic, bajista, tuvieron que buscar nuevos rumbos musicales.

Pero ha sido en una tarde reciente en el 606 Studio, donde la banda de Grohl Foo Fighters tiene su sede, que Grohl y Novoselic, sentados en un sillón cerca de la misma caja acústica que usaron para grabar “Nevermind”, rememoraron junto con el productor Butch Vig cómo hicieron el disco que cambió por siempre sus vidas y el impacto que este tuvo en el mundo.

El aniversario del “Nevermind” se celebrará con el lanzamiento oficial del disco remasterizado, este 27 de septiembre, con ediciones especiales y material adicional que incluye oscuros lados B, mezclas alternativas, grabaciones en vivo y un video del concierto de Halloween de 1991 que la banda ofreció en el Teatro Paramount de Seattle.

Una edición de lujo limitada incluye grabaciones de ensayos capturados con una radio casetera portátil y mezclas originales inéditas de “Nevermind” que Vig atesoró hasta que el grupo comenzó a planificar la edición aniversario, el año pasado.

¿Cuándo se dieron cuenta de lo grande que llegó a ser “Nevermind”?
Grohl: Yo diría que cuando nos invitaron a participar en (el popular programa de comedia) “Saturday Night Live”. Ese fue sin duda el momento para mí. Ahí fue cuando pensé, “Dios mío. Ahora somos una de ESAS bandas”. Entonces, en el camerino, llegó “Weird Al” Yankovic a preguntar si podía hacer una parodia de “Smells Like Teen Spirit”. Fue un fin de semana extraño.

Novoselic: Fue un shock volvernos famosos. Compré una casa para lidiar con eso. Y claro, estaba Kurt, quien se vio empujado a ser el vocero de una generación. Eso fue difícil para él. Pasaba por cuestiones personales que estaban sucediendo igual de rápido. Estaba en un torbellino. Kurt no se identificaba necesariamente con la Generación X o los valores establecidos.

¿Cómo fue para ustedes volver a escuchar “Nevermind” después de todos estos años?
Vig: Todavía sigue ahí, omnipresente. Pero esta es la primera vez que lo he escuchado desde una perspectiva crítica. La remasterización suena de maravilla. El álbum se sostiene muy bien. Es eterno. Creo que en parte se debe a que las canciones son realmente buenas. La producción no es artificiosa; sólo bajo, batería y guitarra. No hay ningún sonido de moda.

Grohl: “Nevermind” representa para mí más que sólo un álbum con música. Fue un momento específico y emocionante de mi vida. En lo personal, mi vida se divide en un antes y un después del lanzamiento de ese álbum… Cuando salió, todo mi mundo cambió por siempre. Hay algo en la inocencia de todo esto.

¿Cómo creen que ha cambiado la música desde el lanzamiento de “Nevermind”?
Grohl: Honestamente, si miras lo que había en esa época, fuera de la tecnología, todo lo que sucedía sigue sucediendo hoy. Están estos estúpidos programas de TV que hacen a la gente famosa para poder vender discos. El Top 10 está lleno de basura. Es la misma (improperio). Tienes a todas estas bandas de rock tratando de lograrlo en una van por ahí.

Vig: Con la información moviéndose tan rápido, hoy todo el mundo sufre de trastorno por déficit de atención. Uno toma algo por un segundo antes de descartarlo. Cuando “Nevermind” salió, era una época más lenta. Ese disco realmente despegó desde sus raíces. El sello publicó unas 40.000 copias. El boca a boca fue más rápido de lo que la máquina publicitaria de Geffen podía manejar.

¿Cómo se sienten respecto al impacto que tuvo “Nevermind” no sólo a nivel musical sino cultural?
Grohl: Yo tengo esta especie de válvula de cierre. Cuando empiezo a llegar a ese lugar en el que considero el impacto del álbum, simplemente lo apago porque es difícil imaginar que algo tan inocente y simple se convierta en algo que se escapa de las manos. Creo que ese disco salió en un momento en que muchos chicos no tenían nada en qué creer y Nirvana era completamente real.

Novoselic: Recuerdo ese momento en que Nirvana estaba sólo dándose a conocer y todavía éramos muy idealistas al respecto. Pensamos, “Sí, ¡vamos a cambiar el mundo!” Es como la primera vez que escuché punk rock e incluso rock pesado, esa música me habló, pero así y todo, las revoluciones invitan a otros a formar parte de ella y en verdad nunca terminan del modo en que uno imaginó.