Frank Sinatra: 15 años sin la mejor voz de todos los tiempos

Huellas Digitales recuerda pasajes de la vida del mítico artista que grabó 1.300 canciones y actuó en más de 50 películas

Frank Sinatra: 15 años sin la mejor voz de todos los tiempos

Francis Albert Sinatraó en Nueva Jersey, el 12 de diciembre de 1915. Desde joven amó la música y los deportes, pero obviamente obtuvo fama y éxito con los reflectores. Admiró a Bing Crosby, el primer cantante en desarrollar una técnica microfónica. A los 17 años comenzó a cantar en clubes de su ciudad natal. Su voz quedaría marcada en la memoria colectiva del mundo musical.

LA PANTALLA GRANDE
La productora Columbia Pictures decidió llevar a la pantalla grande la obra de James Jone “De aquí a la Eternidad”(1953). Esta obra de más de 800 páginas se vio reducida a 120 minutos. La película generó grandes críticas y obtuvo 8 estatuillas de la Academia. Sin duda fue una oportunidad que “La Voz” no dejaría pasar.

Estaba en la sabana de Kenia acompañando a Ava Gardner, cuando terminó de leer el best seller de James Jones. Se sintió fascinado con el personaje de Ángelo Maggio, a quien se propuso interpretar con pasión.

MAGGIO SOY YO”
Sinatra tendría que pelear la interpretación de Ángelo Maggio con sus mejores dones. Sentía que era un personaje hecho a la medida y semejanza. Quizás porque se sentía el amigo incondicional y aventurero o aquel espíritu rodeado de la tragedia y el engaño.

Cuando la productora le dio la oportunidad de hacer la prueba, Frank tomó el primer vuelo directo a Hollywood. Se reunió con los productores y quedó maravillado. Había que tener mucha paciencia y esperar la respuesta. Había mucho en juego.

Sinatra ganó un Óscar por su impecable interpretación de Maggio. La película se empezó a rodar el 2 de marzo de 1953 en Hawái. La tragedia inminente de todo el drama en “De aquí a la eternidad”, permitió a “La Voz” lucirse en las escenas previas al ataque a Pearl Harbor del 7 de diciembre de 1941.

Para ver la nota completa accede al blog Huellas digitales de El Comercio